Lorenzo, optimista pese a las dificultades

Lastrado por su lesión en el escafoides y por haber tenido que realizar una pretemporada más corta que la del resto, Jorge Lorenzo sigue progresando con la Honda, aunque aún con resultados discretos (21º en la primera jornada y 18º en la segunda). Pese a las dificultades, el mallorquín se muestra optimista.


La lesión que Jorge Lorenzo sufrió en el escafoides de su mano izquierda pilló totalmente a contrapié al mallorquín en un momento clave del parón invernal. El nuevo piloto del Repsol Honda no llegó a tiempo para disputar los test de Sepang a principios de mes y, aunque sí está presente en Qatar, aún se encuentra lastrado por este percance del que fue operado hace poco más de un mes.

Lorenzo cerró el 2018 con muy buenas sensaciones en el que era su segundo test con la Honda RC213V, en Jerez, pero en estos momentos está lejos de reencontrar ese feeling. Le falta rodaje, no está recuperado físicamente y aún no ha conseguido una buena puesta a punto ni encontrarse del todo cómodo sobre la Honda. La ergonomía ha vuelto a ser su mayor foco de atención en las primeras jornadas de test, y es que ese fue un aspecto clave a la hora de mejorar sustancialmente sus resultados con la Ducati.

«Encontrar la ergonomía correcta es muy importante. Fue muy importante para mí conseguirlo en los dos años pasados. Es algo que cambia el comportamiento general de la moto. Hemos mejorado, pero aún no me siento perfecto sobre la moto; me encuentro mejor, pero al final del día me dolía la muñeca, por lo que paré antes y no di muchas vueltas en las últimas horas. Me siento mejor, pero todavía no del todo bien», aseguraba Lorenzo tras la segunda jornada en Qatar, en la que fue 18º a más de un segundo del mejor tiempo, pero tras haber mejorado 1.3 su registro del primer día.

El mallorquín es consciente de que se encuentra lejos y de que necesita margen para coger ritmo a los mandos de una MotoGP después de una inactividad de casi tres meses sobre una moto de competición. «El segundo día ha sido muy bueno, porque he mejorado mi tiempo en un segundo y tres décimas, y tenía unas sensaciones mucho mejores. Lo importante es el gran paso adelante sobre el primer día en lo que respecta a la confianza sobre la moto, y también con mis sensaciones en el punto de vista físico. Es cierto que el asfalto ofrecía más agarre y que la pista está mejorando. Estoy satisfecho y creo que en la última jornada me acercaré a los primeros puestos», analizaba Lorenzo en declaraciones que recoge GPone.com.

Pese a que la pretemporada está a punto de finalizar (sólo resta la jornada de entrenamientos de este lunes), el mallorquín es optimista de cara a mejorar con el paso de las carreras: «Sólo queda un día de test invernales y quizá la primera carrera será difícil. Pero con un mínimo de pasión y más trabajo, creo que llegaremos, que nos acercaremos a los mejores», exponía.

Lorenzo ya está comparando sus datos con los de los otros dos pilotos que tienen material oficial de Honda, Marc Márquez y Cal Crutchlow. Su discurso es muy similar; sabe que está lejos, pero confía en llegar pronto: «He visto los datos de Marc y también los de Crutchlow. Hay mucha diferencia respecto a nuestros datos, por el momento estoy lejos pero poco a poco me acercaré. Esta moto es completamente diferente a las que he tenido y tengo que pilotarla de una forma distinta. Espero que sea mejor para mi estilo, pero lo entenderemos en el futuro».

Por último, el piloto del Repsol Honda tiene claro en qué ha de mejorar más en estos momentos: «Creo que mi objetivo principal es mejorar la entrada en curva, porque no tengo mucha confianza y, sin ella, no puedo preparar bien ni la salida de curva. Después, queda mejorar con la ergonomía. En la segunda jornada me he sentido más cómodo, he tenido menos movimientos no deseados sobre el asiento».

¿Cómo acabarán los test de Qatar para Lorenzo? ¿Será capaz de dar otro paso adelante en el cierre de la pretemporada? En cuestión de horas saldremos de dudas...