Sustancial mejora de Jorge Lorenzo en la segunda jornada en Sepang

Jorge Lorenzo ha dado un gran salto adelante respecto a la primera jornada de entrenamientos en Malasia. El piloto español afirma que el progreso ha sido muy grande y que cada vez entiende mejor cómo sacar el máximo partido a la Ducati.




Ya decíamos ayer que pese a la 17ª posición de Jorge Lorenzo en el comienzo de los test de Sepang, el resultado no era ni mucho menos significativo. Era la primera jornada de entrenamientos del año y el piloto balear comprobó de primera mano que necesitaba más tiempo para adaptarse a su nueva moto y para deshacerse de los vicios de la M1, el prototipo que pilotó durante los últimos nueve años y que requiere de un estilo de conducción muy diferente al de la Ducati.

Aunque este segundo día de test no ha sido demasiado productivo por las condiciones del asfalto, que han hecho tirar por la borda las cuatro primeras horas, Jorge Lorenzo sí ha tenido tiempo suficiente para progresar en su adaptación a la Desmosedici GP17, siendo el piloto más trabajador del día con un total de 66 vueltas. De 17º el primer día a 1.6 del mejor tiempo y con un registro de 2:01.350, a 8º en el segundo día a un 1.0 de la cabeza y con un tiempo de 2:00.484. Es decir, que Lorenzo ha subido nueve posiciones, ha reducido su desventaja en seis décimas y ha mejorado sus tiempos en casi nueve décimas.

La progresión en 24 horas es más que evidente e incluso resulta llamativa para el propio Jorge: «Estoy muy contento con el progreso. Hoy entiendo mucho mejor a la moto y puedo sacarle más rendimiento, aunque todavía estoy lejos de mi límite. Hemos mejorado un poco el setting también», afirma el balear.

El flamante fichaje de Ducati se ha quedado a escasas 43 milésimas de su compañero Andrea Dovizioso, con quien ha estrechado también mucho la diferencia. «He podido comprobar que lo que pensaba ayer era lo correcto, necesitaba tiempo y vueltas para acercarme más a la gente de arriba y a mi límite con esta moto», confiesa Lorenzo. Si el tiempo no lo impide, mañana tendrá otra nueva oportunidad de seguir progresando y aclimatándose a la Ducati. Será una pretemporada intensa, pero Jorge Lorenzo avanza con paso firme.