Lorenzo, muy por debajo de lo esperado en Jerez

Jorge Lorenzo se marcha de Jerez con una discreta 12ª posición, resultado muy por debajo de lo previsto en uno de sus circuitos talismán. El mallorquín destaca que necesita kilómetros con la Honda, apunta a la falta de confianza en entrada en curva como principal problema y no esconde que su inicio con HRC está siendo peor que con Ducati.


La cara de Jorge Lorenzo era un poema después de la carrera de MotoGP en Jerez. Y no es para menos. En un circuito talismán, en el que tenía depositadas muchas esperanzas para conseguir su primer buen resultado como piloto del Repsol Honda, el mallorquín no sólo no ha cumplido con las previsiones, sino que además ha acabado 12º y como última Honda de las cinco que han tomado parte de esta carrera.

Márquez (1º), Crutchlow (8º), Nakagami (9º) y hasta Bradl (10º), probador de HRC y wild card en esta carrera, han terminado por delante de un Lorenzo desdibujado, que ha puesto de manifiesto que está muy lejos del nivel que se espera que alcance con la Honda.

Después de cuatro carrera, el petacampeón del mundo sólo tiene 11 puntos en su casillero y es 14º del campeonato, un bagaje muy escaso. Es por ello que este domingo comparecía apesadumbrado en Jerez y exponiendo que los malos resultados se deben a un cúmulo de cosas. La falta de experiencia con la moto es una de las principales: «Es todo. El nivel del campeonato está altísimo y no todos los pilotos han tenido lesiones en los últimos meses, conocen todos más o menos las motos, han podido entrenar en Sepang... y a mí me está costando entender la Honda. Me faltan kilómetros, me falta probar cosas. Creo que estoy fuerte físicamente y quizá más fuerte que nunca cardiovascularmente. La muñeca no está como el año pasado, aunque creo que en la moto no me está afectando mucho. Sí en la condición física o muscular, porque no puedo doblar esa muñeca para hacer ciertos ejercicios, pero ese no es el tema principal», concedía Lorenzo antes los medios que nos hemos desplazado al Circuito de Jerez-Ángel Nieto.

Pero para él, la razón primordial de sus problemas a día de hoy es la falta de confianza con la Honda RC213V para entrar en curva: «El tema principal es que esta moto, para mi estilo de pilotaje, todavía no me da confianza, sobre todo entrando en curva. Soy muy lento entrando en curva, comparado con los otros pilotos de Honda. En mitad de curva voy más o menos igual, en aceleración voy igual que ellos o incluso mejor, pero entrando en curva pierdo mucho y tengo que encontrar la solución para que esta Honda me dé más confianza y me pueda fiar de ella al entrar en las curvas».

«Ahora no entro, entro demasiado derecho, la paro mucho y pierdo décimas que después no recupero en otras zonas del circuito», añadía al respecto de este déficit que tiene en estos momentos.

La situación se asemeja a los problemas que tuvo con Ducati


El piloto mallorquín no oculta su preocupación, pero se aferra al tiempo que aún tiene por delante para revertir esta situación y empezar a ser competitivo: «Estoy preocupado porque hay que encontrar la solución y todavía no la hemos encontrado, pero sé que llegará. Afortunadamente, no me han dado una oportunidad para tener que demostrarlo todo en una carrera, en dos o en cinco. Llevo cuatro carreras, me faltan 15 este año y 19 el año que viene, así que tengo tiempo suficiente para seguir trabajando y encontrar mi camino, y es lo que haré».

Lorenzo confirma que el momento actual «es muy duro, pero hay muchísima gente en este mundo que está peor. Yo soy un campeón y lo voy a conseguir, seguro».

La situación empieza a parecerse al bache que atravesó con Ducati hasta que consiguió adaptarse a la moto italiana, pero después de este mal resultado en Jerez, donde subió por primera vez al podio con la firma italiana en la que era tan sólo su cuarta carrera, asume que su comienzo es más discreto que con los de Borgo Panigale: «Es evidente que es peor. Lo dicen los puntos, los números y la diferencia que hay en la pista con el ganador. Vamos a ver qué nos depara el futuro a partir de ahora».

Por último, sobre la ayuda de Honda para tratar de superar este bache de adaptación, Lorenzo confía en que la marca japonesa empuje de la misma manera que él para hacerlo: «Espero que Honda lo intente con la misma fuerza que lo voy a intentar yo. Si es así, lo conseguiremos seguro».

Deja un comentario

Volver a la home