Jorge Lorenzo no se, a día de hoy, entre los favoritos al título

El nuevo fichaje del Repsol Honda, Jorge Lorenzo, ha repasado cómo se encuentra de su lesión en el escafoides, ha confirmado su presencia en los test de Qatar y ha analizado cómo se ve antes de que comience su primera temporada como piloto de la fábrica del ala dorada.


La ausencia de Jorge Lorenzo en los test de Sepang restó un gran aliciente a los entrenamientos que se han celebrado durante los tres últimos días en Malasia. La fractura de escafoides de su muñeca izquierda de la que fue operado el pasado 21 de enero impidió que pudiese estar en los primeros ensayos del año, aunque está trabajando a contrarreloj para poder recuperarse a tiempo para los test de Qatar, que se celebrarán del 22 al 24 de febrero.

El mallorquín, que esta mañana ha participado en el programa “After The Flag” de MotoGP.com sobre la última jornada de test, se encuentra en plena fase de rehabilitación y asegura que «este tipo de lesiones requieren de al menos un mes para sentirnos realmente bien y ahora estamos en el día 17, así que todavía queda un proceso bastante largo por delante, quizás la mitad». «La recuperación está yendo más rápido que en los casos normales, lo que es una buena señal, y todavía nos quedan 14 días para Qatar, así que aún nos quedan muchos días para mejorar», añadía el balear al respecto.

El nuevo piloto del Repsol Honda tiene entre ceja y ceja el test de Qatar, y ya ha confirmado que estará allí: «En el test de Qatar probablemente no estaré al 100%, pero estaré listo para pilotar y obtener información». La incertidumbre sobre todo está en cómo afectará la lesión a su rendimiento: «Es difícil saber cómo me sentiré a más de 300 km/h en la recta y al frenar para detener la moto», ha comentado.

Pero más allá de los plazos de recuperación de su lesión, hay otros plazos que ocupan la mente del pentacampeón del mundo, que son los de adaptación a la Honda RC213V. Ya entrenó con su nueva moto en Valencia y Jerez el pasado mes de noviembre, y precisamente en el trazado andaluz cerró los entrenamientos con muy buenas sensaciones. Teniendo en cuenta que necesita margen para adaptarse y que su pretemporada va a ser más corta que la de sus rivales, Lorenzo no se ve en la lucha a las primeras de cambio: «Creo que podré ser competitivo en la tercera carrera», apostilla.

El #99, que ya aseguró en la presentación del Repsol Honda que estar en este equipo «era otro nivel», se muestra encantado con su desembarco en la fábrica del ala dorada: «Me gusta la moto y me gusta el equipo. Es un equipo muy profesional. Estoy agradecido por la atención y la forma en que escuchan mis opiniones sobre la moto».

A nivel técnico, asegura que la Honda «es muy diferente» a la Ducati: «Basta con mirar las dimensiones de la moto para darse cuenta de la diferencia. Es mucho más pequeña y tiene puntos positivos y negativos».

Cauteloso antes de su primer año con el Repsol Honda


Lorenzo mantiene los pies en el suelo y sabe que el comienzo de esta nueva etapa no será fácil, una previsión que se acentúa después de la ausencia en los test de Sepang y teniendo en cuenta que no llegará en las mejores condiciones a las pruebas de Qatar. Sin embargo, confía en progresar y ser pronto competitivo: «Seguro que tendremos problemas en Qatar y en las próximas dos o tres carreras, pero nuestro objetivo es mejorar la moto y, si podemos ser rápidos, podemos ganar carreras y, si va mucho mejor de lo esperado, podemos luchar por el título».

El balear se quita presión de cara a la lucha por el título. «Ahora mismo no soy uno de los favoritos», asegura, y cree que hay cuatro pilotos que son más candidatos que él: «Lo son pilotos como Marc, que deben liderar y luchar por el título mundial, junto con Dovizioso, Valentino, que siempre está ahí y conoce la moto y Viñales, por ejemplo».