Jorge Lorenzo hace historia al ganar con la Ducati

La victoria de Lorenzo en el GP de Italia ha llegado tras 1 año, 6 meses y 19 días desde la última que logró en el Mundial de MotoGP. Se convierte en el sexto piloto que gana en la categoría reina con dos marcas diferentes.


Jorge Lorenzo ha logrado en Mugello su primera victoria con la Ducati, 24 carreras después de pilotar la moto italiana. Los últimos cambios en la ergonomía de la moto, han sido determinantes para el balear, que se ha encontrado muy cómodo con la nueva modificación del depósito de gasolina que le permite llevar la moto con mucho menos esfuerzo. En sus últimas declaraciones, confirma que ya no seguirá en Ducati, contradiciendo las declaraciones de Gigi Dall’Igna que aún dejaba la puerta abierta a la renovación.

En el corrillo post carrera con los periodistas españoles e italianos lo dejaba muy claro. «Mi futuro ya está decidido, lo dije el jueves y este resultado no va a cambiar. Como ya dije antes, una parte de mi está triste porque sé que con esta moto podría ser Campeón del Mundo. Ganar con Ducati era algo especial, vine para conseguirlo y se invirtió mucho en mí, además de cambiar la moto para adecuarla a mi estilo y no se ha conseguido al 100%, ya que en algunas cosas no se ha creído en los cambios. Desafortunadamente ya es tarde y es lo que me pone un poco triste. No hay nada que hacer. Tengo la impresión de que Gigi, Paolo y Davide querían que me quedara , pero no guardo rencor a nadie. Llevo nueve años estando primero o segundo con algún tercero y eso no es por casualidad. Lo hacía porque era un buen piloto y un campeón. Ya es una cuestión de amor propio».

Nada más acabar la carrera, Jorge Lorenzo atendía a Izaskun Ruiz de Movistar MotoGP y ésto es lo que decía.

Sobre la victoria. «Llegó, llegó. Parecía que no iba a llegar, pero nunca he tirado la toalla. Mucho amor propio, mucha determinación, mucho trabajo duro, muchas horas de entrenamiento con mi entrenador Iván, con mi gente, con Quique, con Albert, con Arthur, con toda mi gente, con Claudio… Muchas horas de sacrificio, muchas horas de sufrimiento, muchos malos momentos. Demasiados este año y medio, pero nunca he tirado la toalla. Como dije cuando tenía 16 años y corría en 125, “Con esta moto voy a ganar”, cuando estaba con Derbi, y gané. Y lo tenía aquí en la mente que iba a ganar con la Ducati y al final lo he conseguido, así que, probablemente el día más feliz de mi vida».

Mucho tiempo sin lograr la victoria. «Sí, hacía mucho tiempo que no había tanto margen de tiempo entre una victoria y otra, y sobre todo eso. Parecía que no salían las cosas, que conseguía salir muy bien, conseguía liderar muchas vueltas, pero al final siempre pasaba algo. Pero lo dije, le dije a Gigi que me faltaba algo en la moto, me faltaba algo que me diese esa energía que me permitiese rodar constante. Al final me lo han dado y como dije, cuando llegase lo iba a hacer bien y así ha sido. Jorge Lorenzo nunca miente, siempre dice la verdad».

La vuelta del ‘martillo’. «Faltaba eso. Yo creo que la moto en Jerez ya dio un paso adelante con esas piezas que me dio Ducati, que dulcificaban el motor, y faltaba esa ergonomía, esa pieza en el depósito que me diese ese apoyo en las frenadas y en medio de la curva que necesitaba. Piloto mucho más fluido, puedo descansar los brazos y salvo la energía mucho más que antes. La verdad es que antes de la carrera estaba preocupado, estaba fastidiado por que sentía que estaba preparado, pero los neumáticos, temía que los neumáticos no iban a durar, sobre todo el delantero. Pero al final he cambiado mucho mi estilo de pilotaje, he intentado retardar la abertura del gas para no forzar tanto el neumático delantero en medio de la curva, y al final ha funcionado porque, si bien las últimas vueltas han sido muy duras porque se cerraba de delante, y detrás la verdad es que la moto se movía muchísimo. Yo creo que los demás estaban un poco peor y yo he sabido salvar los neumáticos más que nunca. Todo ha sido una combinación y ganar aquí, en casa de Ducati, es un sueño como dije ayer».

Lo que supone ganar con Ducati. «Es el día más feliz de mi vida, pero tengo un poco sabor agridulce porque yo creo que, en el sentido del depósito, en el sentido del motor, hubiésemos tenido algo antes, y si los ingenieros quizá hubiesen confiado un poco más en mí y me hubiesen traído lo que pedía un poco antes, pues quizá la historia hubiese cambiado. Pero bueno, de aquí a final de temporada hay que intentar conseguir alguna otra victoria, que siempre es difícil, y disfrutar el momento con todo el equipo. No lo siento como una reivindicación, sino como lástima porque, como dije, estaba convencido que al final llegaría, que al final sería rápido con la Ducati, conseguiría pódiums con la Ducati y al final ha sido una victoria. Pero quizá, lo que te he dicho, ha sido demasiado tarde en ese sentido».