Lorenzo ha comparado su situación entre Honda y Ducati

Jorge Lorenzo saldrá 20º en MotorLand Aragón, donde no ha conseguido mejorar en cuanto a posiciones el mal comienzo que había protagonizado el viernes. El balear sigue arrastrando problemas físicos en la espalda derivados de su lesión de Assen, pero sobre todo acusa problemas en su adaptación a la Honda RC213V. Lorenzo asegura que su objetivo para la carrera de mañana es la de intentar que la diferencia con el ganador sea cercana al medio minuto.


Poca mejoría respecto a la primera jornada de entrenamientos: «Todavía estoy muy lejos, pero con la moto he podido fluir un poco más, cansarme menos y tener mi mejor ritmo del fin de semana en las últimas cuatro vueltas del FP4. Quizá mañana con el neumático medio, que creemos que es la mejor solución para esta pista, ya que en la Q1 me he encontrado mejor con el medio que con el blando, poder dar un paso más y dos o tres décimas más rápidos de ritmo. Eso nos permitirá acabar más cerca del ganador que en Misano; no sé si en 30 segundos o un poco más, pero mi objetivo es intentar acercarme al medio minuto del ganador».

Comparación de su mal momento en Honda respecto a cuando se encontró en un mal momento con Ducati: «Es difícil de comparar ambas situaciones, porque con la Ducati no fue constante en mi primer año, pero ya en la tercera carrera hice un podio, también ayudado un poco por las condiciones y porque ese circuito se me daba bien. Pero luego me costó mucho volver a hacerlo. Estuve a punto de ganar una carrera en lluvia en Misano, en la que me caí, y luego algún que otro podio. Había una clara progresión en las carreras con Ducati.

Lógicamente las lesiones no ayudaron en mi estreno en Honda, en las siete primeras carreras, pero sobre todo cuando me lesioné en Assen se hizo todo muy cuesta arriba. Perdí la condición física, el dolor de la espalda, la confianza se perdió un poco más, el ritmo con los demás pilotos... Y todo se ha hecho mucho más difícil que al llegar a Montmeló, por ejemplo. Pero la verdad es que nunca estuve en disposición de aspirar a un podio como sí estuve en mi primer año en Ducati. Creo que la moto de este año para mi estilo de pilotaje ha afectado mucho más, que por ejemplo para el estilo de Marc, que es muy físico y agresivo. Pero es la moto que tenemos actualmente y es con la que tenemos que trabajar para intentar volver al nivel que teníamos antes de la lesión».

Reitera lo dicho en varias ocasiones. Su objetivo es cumplir su contrato con Honda: «En este momento soy consciente de que tengo dos años de contrato, quiero cumplirlos y abandonar no está en mi cabeza».

Interesante comparativa entre la moto de este año, a la que no consigue adaptarse, con la de 2018, a la que se subió en noviembre del año pasado en los test de Valencia y Jerez: «Está claro que todas las motos en este 2019 han dado un pequeño paso adelante. Quizá el cambio más drástico fue el de Honda, por el motor, que es mucho más potente. Pero desafortunadamente, hacer el motor más potente ha tenido efectos negativos en algunas áreas de la moto, y para un piloto que es muy fino como yo, quizá tiene más consecuencias en lo negativo. Al final es importante no perder potencia respecto a Ducati, que es el principal rival, sobre todo en los circuitos rápidos, de ahí el objetivo de mejorar el motor. Pero sí que es cierto que hay normalmente entre 10-15 curvas en un circuito y sólo dos rectas importantes. Las curvas son muy importantes y quizá la moto de este año en las curvas se ha vuelto muy complicada y perjudica un poco en tener más fluidez, en pararla y en ir más cómodo. Ese ha sido, aparte de las lesiones, el principal problema de este año.

Pero también es verdad que con la moto del año pasado, cuando la probé en Valencia y en Jerez, a pesar de que tenía el escafoides recién operado y eso era un hándicap claro, no fui mal. Incluso, en Jerez creo que estaba a dos décimas del más rápido y en la cuarta o quinta posición. Todo se complicó un poco con la moto nueva».

Deja un comentario

Volver a la home