Jorge Lorenzo ha dominado en la primera jornada de entrenamientos en Montmeló

Después de su excelente victoria en Mugello, Jorge Lorenzo ha comenzado en la misma línea el GP de Cataluña. El piloto de Ducati ha sido el más rápido en la jornada del viernes y también ha hecho gala de un ritmo muy competitivo. Se siente muy a gusto sobre la Desmosedici y con mucha confianza.


¿Posible rival para la pelea por el título?: «Tal y como nos encontramos ahora, me encantaría estar mucho más cerca en puntos. Sinceramente, ya desde Qatar perdimos muchísimo tras esa caída por lo del freno y después hubo malos resultados. MotoGP ahora mismo está muy igualado y a la que te despistas, se te atraganta el circuito o tienes problemas de puesta a punto, estás el 10º o el 12º, y pierdes muchísimos puntos. Ganar cuatro o cinco carreras consecutivas es muy complicado. No estamos viviendo la época de los Bridgestone de hace cinco o seis años en la que había cuatro motos fuertes y cuatro pilotos fuertes; ahora mismo hay un montón y es complicado. Pero también es cierto que le puede pasar en este caso a Marc y tener un fin de semana complicado u otra caída. Yo ahora mismo me centro sólo en el presente y en esta carrera, y si por lo que fuese nos vamos acercando más a ese liderato, pues ahí sí que nos empezaremos a plantear la posibilidad de luchar por eso, pero ahora mismo está tan lejos que no lo pienso».

Balance de la primera jornada, en la que ha sido el más rápido y ha mostrado un gran ritmo: «Estamos a viernes sólo. Faltan tres entrenamientos mañana, la clasificación y sobre todo la carrera. Está claro que hoy hemos tenido de los mejores ritmos, por no decir el mejor tanto por la mañana como por la tarde. Por la mañana, de los que mantuvimos el neumático gastado fui el más rápido y por la tarde juntamente con Márquez, o quizá más que él, tenía el mejor ritmo. Y sobre todo las sensaciones, me veo muy bien y muy confiado en todos los puntos del circuito y sin duda puedo ahorrar mucha más energía que antes. Eso es muy importante».

La victoria de Mugello y los últimos cambios -depósito-, ¿han sido un click?: «No he hecho un click. En Jerez ya estuve durante muchas vueltas delante, y en Le Mans otras pocas. Estábamos dando señas de que algo grande podría pasar, pero faltaba ese último paso de aguantar toda la carrera a ese ritmo. Ya en Jerez y en Le Mans, en cuanto a velocidad pura, estábamos ahí. Quizá este cambio me ha aportado un porcentaje más de velocidad, pero sobre todo la posibilidad de salvaguardar más energía. Mucha diferencia. El depósito tenía una forma que, por mi manera de conducir, no me permitía ir cómodo y sujeto sobre la moto».

En busca de la regularidad: «Puede que lleguemos a pistas en las que suframos más, como Sachsenring o Phillip Island, pero habrá otras en las que no veo motivos para que no logremos buenos resultados. Hemos demostrado que podemos hacer cosas grandes, como la victoria en Mugello, pero también que podemos luchar por los podios».

Cada vez siente la moto más ‘suya’: «Aunque será difícil que me encuentre con la Ducati como una moto totalmente natural para mí, sí que estamos mucho más cerca. Hoy me he fijado por la televisión que estoy pilotando de una forma muy similar a como llevaba la Yamaha, que es una moto muy diferente. Pero digo lo mismo que cuando llegué a Ducati, mi estilo no lo puedo cambiar y tengo que ir fuerte con lo que tengo sin cambiarlo».