Ducati estrenará la Desmosedici GP17 en Valencia con Jorge Lorenzo

Yamaha sólo dejará a Jorge Lorenzo que pruebe la Ducati durante dos jornadas, las de los test de Valencia. Es por ello que la marca italiana está trabajando en dejar lista la GP17 para esos entrenamientos.



Después de nueve temporadas trabajando juntos y tres títulos mundiales, Jorge Lorenzo y Yamaha separarán sus caminos en cuanto concluya el GP de Valencia 2016, momento en el que el piloto balear empezará a enfocar su desafío junto a Ducati. Todavía quedaba la duda de si Yamaha impondría algún veto al vigente campeón de MotoGP tras su marcha a la marca de Borgo Panigale, ya que el contrato de Lorenzo con la firma de los diapasones no concluye hasta el 31 de diciembre de 2016; y gracias a unas declaraciones de Paolo Ciabatti se ha conocido que Yamaha sólo liberará a Lorenzo durante dos jornadas para que entrene con la Ducati.

Serán los dos días de test en Valencia posteriores a la última cita de la temporada 2016 cuando Lorenzo debute con Ducati. Por tanto, no tendrá posibilidad de entrenar con ella desde que acaben los entrenamientos en Valencia -15 de noviembre- hasta que el 1 de diciembre entre en vigor la prohibición de realizar test invernales, y tendrá que esperar hasta los de Sepang -del 30 de enero al 1 de febrero- para volver a subirse a la moto italiana.

Debido a esto, Ducati está agilizando el proceso de trabajo en el desarrollo e la moto del año que viene con tal de que la Desmosedici GP17 esté lista para que Lorenzo y Dovizioso se suban a ella ya en los test de Valencia. En declaraciones recogidas por GPone.com, Paolo Ciabatti -Director Deportivo de Ducati Corse- confirmó que han puesto toda la maquinaria en marcha para estrenar la GP17 en Valencia: «Sí, es así. Este es uno de los motivos por los que nos estamos asegurando de que el prototipo de 2017 estará listo a tiempo para la primera jornada de entrenamientos post-GP en Valencia. Será la única ocasión en la que podremos recibir la información de Jorge. No hay retrasos en el programa y tendremos dos motos, una para Dovizioso y otra para Lorenzo», asegura Ciabatti.

Así pues, a pesar de no haber terminado su contrato con Yamaha, la marca de Iwata dejará que Lorenzo no tenga que esperar hasta 2017 para vestirse de rojo. Se trata de la misma situación que ocurrió con Valentino Rossi en 2010, cuando el italiano pudo rodar con la Ducati por primera vez al día siguiente de poner fin a la primera etapa de su relación con Yamaha.