Lorenzo, cada vez más cerca de ganar con la Ducati

Con la temporada de MotoGP 2017 afrontando el sprint final, Jorge Lorenzo llega en su mejor pico de forma junto a la Ducati Desmosedici GP17. El podio de MotorLand Aragón no es más que otra muestra de la progresión del balear, que vislumbra ya como una meta factible su primera victoria con la firma de Borgo Panigale.



La noticia relevante del fin de semana de Jorge Lorenzo en MotorLand Aragón no fue el podio en sí, sino las buenas sensaciones que desprendió. Acabó la carrera a tan sólo dos segundos del ganador tras liderar las 15 primeras vueltas, llegó a plantar batalla a Márquez nada más ser superado por él y acabó por delante de su compañero de equipo, Andrea Dovizioso, por primera vez desde la carrera de Jerez.

A diferencia de citas anteriores como Mugello, Montmeló o Austria; Lorenzo gestionó la carrera y el desgaste de los neumáticos mucho mejor, y su apuesta por el blando trasero se tradujo en un valioso podio -no tenía confianza suficiente con el medio-, mientras que Dovizioso no pudo pasar de la séptima plaza y Petrucci acabó en una discreta 20ª posición con el medio trasero. Es decir, el balear salvó los muebles de Ducati y de la GP17 en un trazado que se le volvió a atragantar a la fábrica italiana como ya sucediera en 2016.

Jorge Lorenzo GP Aragon MotoGP 2017_02

Lo cierto es que Lorenzo está cada vez más cerca de un objetivo que tiene marcado en rojo: el de su primera victoria con los de Borgo Panigale. El mallorquín regresó de vacaciones con las pilas cargadas y a partir de Brno se produjo un cambio en su dinámica de sensaciones -no implícitamente en la de resultados- que le mantiene en estos momentos en su pico de forma más alto con la moto italiana. Esta evolución, casualmente o no, arrancó en el circuito en el que estrenó el revolucionario carenado de Ducati que ya no falta nunca en su GP17, con el que intenta ganar una mayor estabilidad en el tren delantero gracias a la carga aerodinámica que aporta este abultado diseño.

Sea como fuere, esta novedad introducida en Brno supuso una ayuda extra en una adaptación de Lorenzo a la Ducati que cada vez marcha mejor. En Brno no pudo plasmarlo con un buen resultado por el error del equipo al no tener la segunda moto preparada en el flag to flag; en Austria lideró el primer tercio de la carrera y acabó cuarto; en Silverstone cambió su planteamiento y conservó en la primera parte de carrera para llegar en mejores condiciones al final, siendo quinto a poco más de tres segundos del ganador; en Misano estaba liderando con contundencia bajo la lluvia antes de irse al suelo, y en Aragón redujo aún más la distancia con la cabeza.

El propio pentacampeón ha sido el encargado de decir en alguna ocasión que su diferencia principal respecto a Dovizioso estaba en la gestión de la carrera, sobre todo del consumo de los neumáticos a la hora de pilotar y ser más suave con el gas para preservar mejor la goma de cara a final de carrera. Poco a poco Lorenzo va perfeccionando ese estilo, aunque ello le haya hecho modificar su conducción para adaptarse a lo que la Ducati necesita para ser rápido, y no al revés.

Y Lorenzo fue el que tuvo que adaptarse...


En algunos momentos, sobre todo al inicio de su relación con Ducati, se planteó esa continua disyuntiva de quién tenía que adaptarse a quién: si Lorenzo a la Ducati, o la Ducati a Lorenzo. En vista de los resultados de Dovizioso con la misma moto, pronto quedó patente que el potencial de la GP17 era bastante alto y que lo más oportuno -a la par que costoso- era que Lorenzo consiguiera amoldarse a un prototipo que le pide un estilo de conducción muy diferente al de la Yamaha M1 que había pilotado en los últimos nueve años.

Jorge Lorenzo GP Aragon MotorLand 2017

Jorge Lorenzo: «Al no poder pilotar aprovechando mi punto fuerte, que es el paso por curva, he tenido que desarrollar otras maneras de sacar rendimiento a la moto»

Así es como un piloto acostumbrado a sacar beneficio de un exquisito paso por curva ha tenido que reinventarse para extraer partido a las virtudes de la Desmosedici GP17. Porque precisamente, el punto fuerte del pilotaje de Lorenzo, ése paso por curva, choca frontalmente con el punto débil de su moto. ¿Qué le falta para poder ganar una carrera con Ducati? Nadie mejor que el propio Jorge para explicarlo: «La moto ya es completa en todos los circuitos. Lo ha demostrado Dovizioso y poco a poco lo estoy demostrando yo. Me gustaría que se solucionase el punto más débil que tenemos; que es que en medio de la curva, con máximo ángulo de inclinación y con el gas, que la moto girase más y no tuviese que retrasar tanto la apertura del gas. No tengo el mismo paso por curva que con la Yamaha, pero por contra también freno un poco más tarde y soy un poco más competitivo en las frenadas, y de tracción vamos bien. Si el equipo en este invierno logra arreglar ese apartado tendré más opciones de ganar carreras y, por tanto, de luchar más por el título. La moto es más o menos completa pero siempre estamos un poco a remolque de las Honda pero también en algunos circuitos de las Yamaha. Estamos ahí y sobre todo entiendo un poco más la moto para sacarle el máximo partido».

Un cambio en el estilo de pilotaje requiere dejar atrás "vicios" y costumbres a los mandos de la M1, e imposibilita pilotar por instinto, como Jorge ha reconocido en más de una ocasión que hacía con la Yamaha. De hecho, el tricampeón de la categoría reina aún no consigue llevar la Ducati de una forma totalmente natural: «Al no poder pilotar aprovechando mi punto fuerte, que es el paso por curva, he tenido que desarrollar otras maneras de sacar rendimiento a la moto, que es frenar más tarde y ser muy fuerte en la frenada. Y gestionar sobre todo la apertura de gas al tratarse de un motor más agresivo; ser más progresivo, ya que si abro como con la Yamaha patina mucho y vas todavía más lento».

Como era de esperar, lo que Lorenzo más necesitaba en su adaptación era tiempo. Una vez consumidas las etapas más difíciles, ha llegado el punto de terminar de afinar el tiro. «He tenido que cambiar mucho mi estilo de pilotaje, todavía no es natural al 100%. De hecho, necesito todavía alguna tanda más que los demás para encontrar el punto en el pilotaje. Si fuera un poco más competitiva la moto en ese punto en medio de la curva, podría exprimir más mi naturaleza como piloto», analiza el #99. A nadie se le escapa que su primer año con Ducati ha sido bastante complicado y que la diferencia en el global de la temporada es muy abultada respecto a su compañero de box. Sin embargo, cada vez es más patente que Lorenzo está encontrando su sitio allá donde siempre se le espera, en las primeras posiciones. Su primer triunfo sólo parece cuestión de tiempo. Y con 2018 en el horizonte, puede convertirse en toda una declaración de intenciones.

NombreJorge Lorenzo
Dorsal99
PaísEspaña
MotoDucati Desmosedici GP17 2017
Ver ficha completa

Deja un comentario

Volver a la home