Test Jerez MotoGP: Lorenzo, dos caídas y 93 vueltas

Jorge Lorenzo, que no ha hablado con los medios este lunes en Jerez, ha completado un productivo y a la vez accidentado día de test. El piloto mallorquín se ha ido al suelo dos veces, la segunda de ellas en la rápida curva 7.


Jornada agridulce para Jorge Lorenzo en Jerez. Por un lado, se ha tratado de un día bastante productivo para el balear en lo que a trabajo se refiere, ya que ha sido el segundo piloto que más ha rodado con nada menos que 93 vueltas a sus espaldas. Sólo le ha superado Viñales, que ha dado 94.

Pero por otro lado, dos caídas han empañado la jornada del piloto mallorquín, cuya adaptación a la Honda RC213V está siendo más complicada de lo previsto. La primera de las caídas se ha producido en la curva 6 -recién bautizada como Curva Dani Pedrosa- y ha sido muy leve, mientras que la segunda ha sido justo al final de la jornada en la rápida curva 7. Este segundo incidente ha sido más fuerte y Lorenzo se ha producido un fuerte golpe en la pierna, aunque no tiene ninguna lesión reseñable.

El piloto del Repsol Honda salió a rodar de los primeros, sólo unos minutos después de que se abriera el pit lane a las 10 de la mañana. Desde muy pronto rodó en buenos tiempos, empezando a las primeras de cambio en 1:38.0 cuando la pista aún no estaba en sus mejores condiciones. En un día de maratoniano trabajo ha acabado noveno, con un tiempo de 1:37.466 y a un segundo del estratosférico registro de Quartararo.

Sin embargo, las dos caídas han sido el gran lunar del día, sobre todo para tratarse de un piloto que sufre muy pocas caídas. Ya tuvo otra en el Gran Premio del pasado fin de semana, cuando se fue al suelo en la curva 2 durante la Q2 del sábado. La falta de confianza con el tren delantero sigue siendo su punto débil.

Esto mismo declaraba el propio Lorenzo ayer al término de la carrera: «El tema principal es que esta moto, para mi estilo de pilotaje, todavía no me da confianza, sobre todo entrando en curva. Soy muy lento entrando en curva, comparado con los otros pilotos de Honda. En mitad de curva voy más o menos igual, en aceleración voy igual que ellos o incluso mejor, pero entrando en curva pierdo mucho y tengo que encontrar la solución para que esta Honda me dé más confianza y me pueda fiar de ella al entrar en las curvas. Ahora no entro, entro demasiado derecho, la paro mucho y pierdo décimas que después no recupero en otras zonas del circuito».

Sin embargo, después de sus dos caídas y las 93 vueltas que ha dado, este lunes Lorenzo no ha comparecido ante los medios después de la jornada de test, por lo que no hemos tenido la oportunidad de conocer las causas de las caídas, las pruebas realizadas con la Honda RC213V ni sus sensaciones. Lo que sí es seguro es que ha llevado una línea de trabajo totalmente diferente a la de Marc Márquez, quien hoy ha probado el prototipo que llevó Bradl en el Gran Premio, usando una evolución del chasis con la cubierta de carbono. Lorenzo no ha probado dicha evolución, centrado sobre todo en solucionar sus problemas de entrada en curva con la moto actual.

Las únicas palabras que han trascendido hoy sobre Lorenzo han sido las emitidas por su equipo en el comunicado de prensa de los test: «Hoy hemos podido dar muchas vueltas y probar muchas cosas. Era importante para nosotros, porque todavía estamos intentando recuperar el tiempo de entrenamientos que nos faltó al inicio de la temporada. Hemos encontrado algunas cosas interesantes para las próximas carreras. El día ha terminado empañado por dos caídas. No es como me hubiera gustado acabar, pero estoy bien –dolorido, pero bien–. Gracias al equipo Repsol Honda y a los ingenieros de HRC por trabajar duro todo el fin de semana y hoy durante el test».