Lorenzo no encuentra soluciones y volverá a salir muy atrás (19º)

Jorge Lorenzo sigue relegado a las últimas posiciones y no levanta cabeza. El balear saldrá 19º en Tailandia después de quedarse nuevamente fuera en la Q1. Sobre cuánto cree que puede durar esta situación, Lorenzo cree que «en principio, indefinidamente».

Estas eran sus declaraciones en el micrófono de Izaskun Ruiz, en DAZN, al término de la jornada de sábado en Buriram.


Balance de la jornada y de sus problemas también en Tailandia, donde saldrá desde la 19ª posición: «Ha sido una jornada difícil para el Repsol Honda Team por la caída de Marc ayer, y para mí por la falta de mejoras en la puesta a punto que no hemos realizar. No hemos podido mejorar mucho la moto con respecto a ayer, tan sólo pulir un poco el aspecto electrónico, pero realmente de 'settings' no hemos conseguido lo que esperábamos, así que hemos llegado a la clasificación sin grandes sensaciones. He intentado hacer dos o tres vueltas buenas; no han sido vueltas malas en comparación con el fin de semana, pero quizá al intentar ganar un poco el agarre que habíamos perdido con la lluvia en el FP4, nos ha hecho perder estabilidad en la salida de las curvas en aceleración y al llegar al penúltimo piano, que siempre se coge en cuarta velocidad, la moto ha empezado a sacudirse en ambas vueltas y al llegar a la última frenada me he quedado sin freno, que se me ha ido para la mano. No tenía fuerza en el freno y en esa curva he llegado siempre largo, perdiendo dos o tres décimas en ambas vueltas que me han impedido realizar mi mejor qualifying después de Assen. Es una posición mala (19º), pero creo que hoy sin ese problema del freno podríamos haber estado un poco más adelante».

Sobre su paciencia y confianza en darle la vuelta a la situación: «Al final, impacientarse e intentar hacer algo más de lo que uno puede en este momento no es una decisión inteligente. Estamos intentando lo máximo; tanto por parte de los ingenieros después de escuchar mis indicaciones para mejorar la moto, como yo para intentar ir lo más rápido posible en cada momento. Pero al final estoy intentando sacar el límite de la moto, de lo que sé en este momento, igual que lo he podido hacer en otros años. Lo que pasa es que ahora no puedo dar más hasta que encontremos algo que me dé más seguridad y más confianza para ir más rápido en general, en todas las curvas, en todas las frenadas y en todo el circuito».

Una situación complicada de digerir para un cinco veces Campeón del Mundo: «Profesionalmente es difícil estar acostumbrado a conseguir siempre buenos resultados y a tener el palmarés que yo tengo, y estar de momento en las últimas posiciones. Pero hay que intentar ver siempre el vaso medio lleno, porque hay gente que está muchísimo peor en esta vida. Así que dentro de lo que cabe, dentro de una situación profesional no muy buena, hay que ser positivos y estar agradecidos por cómo estamos en general. No profesionalmente, pero en ese aspecto tenemos la opción de mejorar y es lo que hay que intentar hacer».

¿Cuánto cree que puede durar esta situación?: «No lo sé, en principio indefinidamente».