El piloto balear empieza a partir de mañana la defensa del título de MotoGP que logró el pasado año. En las dos veces anteriores en las que ha tenido que defender la corona de la categoría reina, no ha podido conseguirlo. Pese a ello, se muestra sereno y confiado antes de arrancar el año.

Contenido relacionado
MotoGP Qatar 2016: Fin a la polémica, hora de hablar en pista

La primera rueda de prensa del año ha servido para calmar los ánimos tras un turbio final de 2015. Sólo hay ganas de que se apague el semáforo y comience la acción de una temporada 2016 en la que el hombre a batir será, por méritos propios, Jorge Lorenzo. El vigente campeón de la categoría reina y dominador en pretemporada hacía un balance positivo en la comparecencia sobre lo que había dado de sí el invierno, mencionando además los importantes cambios que habrá esta temporada con la electrónica y los Michelin: «Este año cambian muchas cosas, que quizá desde fuera no se perciben, pero sí encima de la moto. La pretemporada ha estado muy bien, mejor de lo que esperábamos, y de los tres test, hemos tenido muy buenas sensaciones en dos de ellos. Fueron distintas en Phillip Island, pero en pretemporada lo hemos hecho mejor y estamos más delante de lo que esperábamos. Tenemos que aprovechar esta situación en las primeras carreras», aseguraba el balear.

Pese a lograr el título en 2015, el curso pasado empezó con varias dificultades. Tener la vitola de campeón bajo el brazo le hace enfocar el comienzo de año de una forma muy diferente: «Ahora soy campeón del mundo y esto me da más tranquilidad para empezar la temporada», relata Lorenzo.

«Creo que veremos carreras mucho más apretadas», comentaba en referencia a los nuevos cambios en el reglamento. Sobre si su estrategia de carrera cambiará con los nuevos Michelin, que a priori tardan más vueltas en calentarse que los Bridgestone, el pentacampeón cree que «la estrategia de todos los pilotos va a cambiar, porque es difícil tirar al máximo desde la primera vuelta».

Te puede interesar