Jorge Lorenzo probó ayer el Mercedes W05 de Fórmula 1

El piloto mallorquín cambió las dos por las cuatro ruedas en una gran jornada de pruebas en Silverstone con el Mercedes W05 de Fórmula 1. Lorenzo aseguró que fue «como un sueño hecho realidad».



«Ha sido un día increíble». Así se refería Jorge Lorenzo a la jornada que vivió ayer en el circuito de Silverstone, donde se subió por primera vez a un monoplaza de Fórmula 1 gracias a una prueba organizada por Monster Energy y la escudería Mercedes. El vigente campeón de MotoGP tuvo la ocasión de ponerse a los mandos del Mercedes W05 con el que Lewis Hamilton se proclamó campeón en 2014 en el trazado británico, decorado en esta ocasión con el 99 que el balear luce en su Yamaha M1.

Tras realizar su test con el Mercedes, Lorenzo destacó la gran experiencia que vivió, no sólo ayer, sino también durante los días previos, en los que pudo subirse a un F2 en Snetertton y probar el simulador que habitualmente utilizan los pilotos de Mercedes. «En primer lugar, quiero dar las gracias a Monster por darme esta oportunidad. Ha sido una gran experiencia, como un sueño hecho realidad. Los últimos días han sido muy especiales para mí. He tenido la oportunidad de trabajar junto a los mejores ingenieros de este deporte, piloté un coche de F2, hice sesiones de test en el simulador y, al final, tenía que pilotar el ‘bueno’», decía el pentacampeón del mundo de motociclismo.

jorge-lorenzo-mercedes-f1-01

Ahondando más en la experiencia y en su rendimiento sobre el Mercedes, Lorenzo acabó contento con los resultados y, aunque no han trascendido los tiempos que realizó, el balear desvela que las referencias tomadas por los ingenieros de Mercedes fueron muy buenas: «He podido experimentar lo que es pilotar un coche de Fórmula 1. Ha sido un día increíble. Estoy muy satisfecho con el tiempo de vuelta que di en la última salida. Por lo que los ingenieros estaban diciendo, mis tiempos fueron realmente competitivos. El coche es muy suave. Lo esperaba mucho más nervioso y difícil, pero al final todo fue muy bien: el volante, el motor… todo».

El piloto del Movistar Yamaha quedó muy impresionado con el rendimiento que ofrece el monoplaza de Fórmula 1 y su adaptación al coche fue muy llevadera: «Es bastante fácil de pilotar y el coche, en las curvas, es realmente rápido y el agarre es irreal. En la primera vuelta sientes la potencia, pero cuando te acostumbras es parecido a una MotoGP; aunque en las curvas es otro mundo, unos 40 km/h más rápido en mitad de la curva. También me ha sorprendido lo tarde que puedes frenar, y la cantidad de agarre que tiene el coche con el acelerador al máximo en las curvas rápidas es una locura», concluyó Lorenzo.