Lorenzo, centrado principalmente en encontrarse cómodo con la Honda

«Es evidente que ninguna de las dos partes está contenta con los resultados que estamos ofreciendo. No sólo Honda no está contenta, yo tampoco», asegura Lorenzo.


Jorge Lorenzo ha sido uno de los grandes protagonistas de las dos últimas semanas. En este periodo de "entreguerras" entre Mugello y Montmeló, el piloto del Repsol Honda pasó tres días en Japón para trabajar codo con codo con los ingenieros de HRC buscando soluciones urgentes a los importantes problemas de adaptación que está teniendo a la RC213V. El piloto mallorquín es 14º con un bagaje de sólo 19 puntos tras seis carreras, por lo que el viaje a Japón se antojaba necesario.

Su principal foco de atención es la ergonomía. Buscar soluciones en ese aspecto para tratar de encontrarse más cómodo encima de la moto, que la Honda resulte menos física para él y poder ajustarse "los zapatos y el traje", como él mismo ha comentado este jueves. El pentacampeón del mundo ha comparecido ante los medios por partida doble: la primera durante el acto "El valor de un gesto" promovido por Honda, y después en su intervención en Montmeló en el hospitality de HRC.

 

Ambas intervenciones han dado mucho de sí. Sus días en Japón, los problemas con la Honda, los aspectos en los que mejorar... Esto es todo lo que ha comentado Lorenzo este jueves:

Tres días en Japón para trabajar junto a los ingenieros de HRC: «Estoy trabajando mucho a todos los niveles. A nivel mental también, porque el realmente duro asimilar esta situación. Pero también es un momento para aprender, para tomármelo como un desafío y para conocerme mucho a mí mismo. Conocer mucho cómo cambiar los pensamientos, de negativo a positivo y aprendes mucho en ese sentido. No te queda otra. Además de eso, el trabajo que estoy haciendo con los ingenieros para cambiar ese traje y esos zapatos, para que queden a mí medida y me encuentre realmente cómodo».

Problemas con la Honda: «Me quedan incómodos los zapatos, o muy grandes o muy pequeños. Si no te encuentras cómodo es complicado ofrecer mi mejor nivel. Haremos modificaciones dentro de lo que permite el reglamento y lo que cabe en la moto. Las vamos a incluir en las próximas carreras. En Montmeló se van a ver ya los primeros cambios».

Sobre lo que le falta a él en cuanto a pilotaje: «Me falta muchísimo. Estoy bastante lejos de cómo hay que pilotar la Honda, sobre todo en las frenadas. Por eso estoy trabajando mucho en entender cómo hacerlo. A nivel de la telemetría me estoy fijando mucho en los otros pilotos de Honda, sobre todo en Márquez, que es el que le está sacando mejor rendimiento. Siempre he dicho que son dos torres; la mía de lo que tengo que mejorar como piloto para sacar el máximo a la Honda, y la torre de hacer los cambios en la Honda para que yo esté más a gusto. Así es como funcionó, poco a poco y después de mucho tiempo, en Ducati. Las torres de Honda en este momento están bajas, tienen que crecer más. Cuando crezcan, supongo que los resultados mejorarán con bastante rapidez».

Horas después, ha dado más pinceladas en su comparecencia ante los medios en el Circuit de Barcelona-Catalunya


Sobre si teme que la falta de resultados afecten en la confianza de Honda y en que la marca se plantee no hacer los dos años de contrato, Lorenzo se ha mostrado firme: «Es evidente que ninguna de las dos partes está contenta con los resultados que estamos ofreciendo. No sólo Honda no está contenta con los resultados, yo tampoco. Aquí son dos partes; dos partes que además han ganado mucho. Evidentemente ellos han ganado más por su historia y porque han tenido más pilotos; mi historia es más pequeña y sólo soy piloto, pero he conseguido muchos resultados con varias marcas y quiero conseguirlo también con Honda. Por eso estoy aquí y por eso he decidido seguir por lo menos dos años más en MotoGP, esforzándome cada día y teniendo una disciplina férrea para poder conseguirlo.

El proceso imagino que será más largo de lo que pensábamos y de lo que me gustaría, pero creo que con esfuerzo y con modificaciones por ambas partes, habrá progresos e iremos a mejor. Vamos a ver si el tiempo demuestra eso o si, por el contrario, seguimos estancados. De esa manera no sólo Honda igual no está dispuesta a continuar, sino que yo tampoco».

Aspectos en los que mejorar: «Creo que en este momento no se puede ser resultadista, en el sentido de que hay que buscar soluciones. Soy el mismo piloto que ganó aquí el año pasado y también en Mugello, pero en mi opinión falta poner las cosas en su sitio con esta moto para que vuelvan a salir las cosas. Si te vuelves loco y crees que todo lo haces mal sólo porque quedas 11º, 12º o 13º, creo que no sería la solución y eso te llevaría a estar más confundido. Hay que seguir creyendo y seguir empujando fuerte. Pero no pensar que ahora soy un desastre ni el año pasado era un dios. Ni una cosa ni otra».

¿Volver a recuperar la figura del coach sería una ayuda?: «Respondo lo mismo que antes. Ni era tan bueno antes, cuando gané dos carreras, ni ahora soy tan malo. He ganado en el pasado muchas carreras siendo peor piloto, trabajando menos y sabiendo menos de lo que sé ahora. Ahora no soy tan malo. Basta con que se ponga todo en su sitio y las cosas cambiarán. Ahora no hay que pensar que hacemos todo mal, que mi preparación física es mala, que hace falta un coach, que necesito a un psicólogo, que tengo que cambiar la dieta... No. Estoy trabajando igual que siempre, incluso mejor, pero las circunstancias han cambiado y hay que colocar todo el puzle. No va a ser fácil, va a ser un proceso largo. Estamos hablando de intentar estar al nivel de Márquez, que lo está ganando todos y que lleva siete años. Pero ya lo dije, mi objetivo no es Marc sino intentar superarme a mí mismo y ponerme objetivos más realistas. Vamos a ver si las piezas en las que hemos trabajado dan sus frutos en forma de más velocidad y más consistencia en pista».