Lorenzo analiza cómo se encuentra en la previa del GP de Aragón 2019

Jorge Lorenzo llega al GP de Argón en un momento muy delicado, tanto en lo referente a los resultados como en su apartado físico, ya que aún no se ha recuperado de la doble fractura de vértebra que sufrió en Assen. Ambos aspectos están ligados, pero a ello hay que sumarle los evidentes problemas de adaptación a una Honda RC213V con la que sólo Marc Márquez consigue estar delante.

En MotorLand, Lorenzo ha vuelto a reafirmar su compromiso con Honda hasta que finalice su contrato en 2020, aunque añadiendo que «en la vida todo puede pasar». El balear ha analizado ante los medios presentes en Aragón cómo se encuentra físicamente, qué espera de este fin de semana y cuáles son los principales problemas que tiene con una Honda con la que, afirma, ya no tiene dificultades en cuanto a ergonomía. También ha descartado los rumores sobre una mala relación con Takeo Yokoyama, jefe técnico de HRC.


Se cumple un año negro que empezó en MotorLand tras la caída en la salida, en la que tuvo un incidente con Márquez: «En su momento dije mi versión y lo que pensaba, y ya está. Es agua pasada, hace un año ya de esto. El año negro empezó ahí, en Tailandia, en la pretemporada con el escafoides y en Assen. Ha habido cuatro lesiones muy importantes y quizá la última sea la peor, pero las otras también han sido duras. Han marcado el devenir de los resultados de este año, seguramente».

Reafirma el compromiso con Honda: «Como dije en Misano, en mi cabeza ahora está que tengo dos años de contrato y que los voy a cumplir, pero en la vida todo puede pasar. Ahora mismo en mi cabeza no están la palabra 'renuncia' ni 'abandonar', y eso es lo que puedo decir en este momento».

Sobre los problemas físicos que aún arrastra tras la fractura de dos vértebras que sufrió en Assen. Confirma que hay mejoría, pero que se trata de una lesión lenta: «No estoy como antes de la espalda, ya sea por la lesión de los huesos como muscularmente, ya que no he tenido tiempo de recuperar ni de entrenar fuerte. Después de estar carrera de Aragón, cuando espere un par de días y recupere el esfuerzo de la carrera podré empezar a empujar más en el gimnasio con las pesas, ya que no he podido prácticamente tocarlas. Y también para volver a ganar masa muscular para estar más fuerte encima de la moto y poder aguantar bien 45 minutos sin tener que bajar un poco el ritmo, y tener más energía para poder mover la moto en los cambios de dirección y en las frenadas. No estoy mal físicamente, pero no estoy como antes. Es evidente. Según en qué posiciones encima de la moto aún me duele la espalda, y es difícil. Es una lesión que por el momento estoy sintiendo que se recupera muy lentamente, pero es así. Con el dolor y con las molestias uno no puede luchar. Es cuestión que la naturaleza siga su curso».

No ve el GP de Aragón como una carrera de supervivencia: «De supervivencia no creo que sea. Sí que lo fue en Silverstone, porque todavía no estaban consolidadas las fracutras de las vértebras, pero creo que ahora sí lo están. Supongo que es más el dolor de los músculos, de la parte de la espalda. Pero el dolor va disminuyendo y cada vez me encuentro mejor. Aún no han pasado muchos días desde Misano, el calendario es el que hay. Hay que esperar a pasar esta carrera, espero que con más energía, con más velocidad y con mejores resultados. A partir de Tailandia y en la gira asiática estaré mucho mejor físicamente. El objetivo es reducir diferencia, de velocidad y de segundos con los que van a ganar la carrera y van a estar en el podio».

Sobre la gran diferencia entre Márquez y el resto de pilotos de Honda en Misano: «Por lo que se veía desde el año pasado, Honda tenía un hándicap importante en el motor y se centró mucho en mejorar esa potencia. Puso los esfuerzos en mejorar esa potencia y eso trajo consigo mejoras y beneficios en la recta, pero en mi opinión también trajo problemas en la mayoría de las curvas. Por la razón que sea, Marc no sufre tanto esos puntos débiles que ha traído la nueva moto y los demás sí. Él es capaz de exprimir una mayor potencia para ganar dos o tres décimas en las rectas, sin perder muchísimo en las curvas. Nosotros ganamos en las rectas, pero también perdemos en las curvas respecto a la moto del año pasado».

«Márquez es un talento increíble. Todo el mundo lo sabe. Lleva siete años con esta moto y hace cosas con ella que el resto no somos capaces de hacer en este momento».

¿Se ve cerca de salir del túnel?: «En cuanto a resultados, está la cosa oscura. No se puede negar, pero intentaremos alumbrar todo un poco más. De forma natural o artificial, lo que se puede hacer. Es una cosa larga, no estamos partiendo de una base que en plenas condiciones físicas esté luchando por ganar. Nunca he estado en condiciones físicas, pero antes de la caída estaría más o menos a un 90 o 95%, y aun así me costaba estar cerca de los más rápidos. No entraba en las Q2 muchas veces, en Montmeló empecé a estar ahí, pero no era fácil para mí. Después de esta lesión, en la que he perdido en muchos aspectos, está siendo más complicado. La lesión es la más lenta que he tenido en mi carrera, mejora muy poco a poco, y tampoco ayuda mucho tener que competir más o menos cada dos semanas».

Antes de la lesión de Assen, no paraban de probar nuevas piezas en cuanto a ergonomía, aspecto en el que ya se encuentra cómodo. Los principales problemas los atribuye al carácter del motor: «Ergonómicamente, poco más se puede hacer. Más o menos, hemos encontrado que con lo que tenemos estoy bastante bien. No estoy perfecto, porque la Honda es quizá demasiado compacta o pequeña para cuerpo, pero con lo que tenemos hemos hecho más o menos una ergonomía bastante buena. Pero el problema es que con los motores, que es donde más sufrimos para intentar que la moto vaya mejor en las curvas, están congelados y no se puede mejorar en ese sentido. En cuanto a la confianza con el tren delantero, hemos hecho ligeros pasos adelante, pero no demasiado».

Niega las informaciones que hablaban de problemas con Takeo Yokoyamaha, jefe técnico de HRC: «La relación es fenomenal. No sé dónde ha salido esa noticia, que yo también leí, pero es todo lo contrario».