Lorenzo tampoco correrá en Japón

Después de abandonar el GP de Japón, Jorge Lorenzo ha explicado sus sensaciones, los pasos a seguir y cómo se ve de cara a las próximas carreras, ya que los Grandes Premios de Australia y Malasia están ya a la vuelta de la esquina.


Ni siquiera una vuelta ha durado el GP de Japón para Jorge Lorenzo. El mallorquín se plantaba con muchas dudas en Motegi después de ver cómo la fisura en su muñeca izquierda no sólo no había mejorado respecto a Tailandia, sino que incluso las sensaciones eran peores. El piloto de Ducati quería probarse esta mañana, pero nada más subirse a la Desmosedici ha visto que no estaba en condiciones para participar este fin de semana en Motegi.

Ha regresado al box sin completar ni una vuelta y se ha retirado del GP de Japón debido al dolor que sentía en su muñeca izquierda y para no arriesgarse a un posible empeoramiento de la lesión, ya que corría el riesgo de que la fractura en el radio se desplazase. Así pues, Lorenzo se pierde su segundo Gran Premio consecutivo, un mazazo para el balear, que no suma puntos desde el GP de Austria allá por el mes de agosto.

Estas eran las declaraciones del piloto balear al micrófono de Movistar MotoGP después de oficializarse que no correrá en Japón este fin de semana: «Era muy complicado tener buenas sensaciones e incluso han sido peores de lo que esperaba. El cuerpo y la cabeza no me dejan forzar, sobre todo en las frenadas a izquierdas. La peor zona del circuito son los cambios de dirección, porque en general tengo que frenar mucho antes sin apoyar la muñeca izquierda. No voy ni cómodo ni rápido, y es imposible ser mínimamente competitivo para hacer un buen papel aquí y encima sin arriesgar que la lesión empeore de cara a las próximas carreras».

Sobre los pasos a seguir, Lorenzo añadía que se someterá a más pruebas en Japón para determinar en mejor medida cómo se encuentra de esta lesión. Además, ve poco factible que pueda correr en Australia la semana que viene: «Ducati tiene un doctor de confianza que vive en Módena. Él aconseja hacer una resonancia magnética esta tarde, no sólo para ver los huesos, sino también los tejidos próximos a ellos para entender a la perfección la lesión. Vamos a hacer esa resonancia y, a partir de ahí, lo más probable es que me quede en Melbourne y quizá acuda al circuito. No descarto por completo participar en Australia, pero será muy complicado, porque en seis días es muy difícil que la evolución de la lesión sea muy rápida. Vamos a ver, no me quiero adelantar antes de pasar este nuevo test».

«Si la lesión no ha mejorado en catorce días muchísimo, va a ser improbable que mejore en seis. Pero seguramente irá a mejor, aunque sólo sea un poco. Veremos cómo me encuentro el miércoles o el jueves antes del Gran Premio», concluía el #99.