«No es fácil volver a pilotar una MotoGP casi nueve meses después», comenta Lorenzo

La primera jornada de test en Portimao acabó con Aleix Espargaró en cabeza, batiendo con su Aprilia el récord de las Superbike en el trazado portugués. Jorge Lorenzo acabó último en su retorno como probador casi nueve meses después.


Justo antes de poner rumbo a Le Mans para el GP de Francia, buena parte de los pilotos de MotoGP estuvieron en Portimao para una intensa e interesante jornada de familiarización con el singular trazado, que cerrará la temporada en el fin de semana de 20 al 22 de noviembre.

Con tal de que los pilotos y fabricantes pudieran aclimatarse al circuito, se organizó un test de dos jornadas que arrancó el miércoles. Debido a la limitación de test que hay en MotoGP, los únicos que pudieron llevar los prototipos de la categoría reina fueron los probadores y los pilotos de fábricas con concesiones, como es el caso de Aprilia. Para los pilotos permanentes de MotoGP, la prueba se tuvo que llevar a cabo con motos de calle, únicamente para poder adaptarse a un circuito que era totalmente nuevo para la mayoría.

Así pues, en la primera jornada de test confluyeron algunos prototipos con varias motos de serie. Aleix Espargaró, que sí pudo entrenar con la Aprilia de MotoGP, fue el más rápido con un registro de 1:40.170, rodando por debajo del récord absoluto de Portimao que tenía Jonathan Rea con su Kawasaki ZX-1oR en el Mundial de Superbike.

Pero si el inicio del test destacó por algo fue por el reencuentro en pista de dos leyendas de MotoGP como Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo, ambos ejerciendo como probadores de KTM y Yamaha, respectivamente. Pedrosa marcó el cuarto registro más rápido del día, a 1.3 segundos de Espargaró, mientras que Jorge Lorenzo concluyó en última posición a 4.7 segundos del mejor crono de la jornada. Lorenzo, que volvía a subirse a una MotoGP casi nueve meses después de rodar con la M1 en los test de Sepang, marcó un mejor registro de 1:44.910, muy lejos de los tiempos del resto de probadores. De hecho, Maverick Viñales (uno de los pocos pilotos permanentes que usó trasponder), rodó más de un segundo más rápido a los mandos de una Yamaha YZF-R1 (1:43.699).

«Por supuesto, no es fácil volver a pilotar una MotoGP después de un parón de nueve meses. Mañana 'jugaremos' un poco más con la puesta a punto para ver si podemos mejorar y dar un gran paso. El circuito es maravilloso. Es único; en comparación con otros circuitos tiene muchos cambios de elevación y es muy divertido pilotar. Espero que mañana (por hoy) me sienta bien y podamos trabajar más», dijo Jorge Lorenzo, que al llegar a Portimao se encontró con la sorpresa de que iba a rodar en los test con la Yamaha M1 de 2019 en vez de con la versión de esta temporada.

El baile de motos de serie fue lo más curioso de la jornada. Johann Zarco, Andrea Dovizioso, Danilo Petrucci, Tito Rabat y Jack Miller rodaron con las Ducati Panigale V4, mientras que el probador Michele Pirro puso en pista la Ducati Desmosedici GP20 de MotoGP. Maverick Viñales y Valentino Rossi salieron a pista con las Yamaha YZF-R1 decoradas igual que sus MotoGP, mientras que Álex Márquez entrenó con una Honda RC213V-S, la versión 'de calle' de su MotoGP. Tanto Joan Mir como Álex Rins se pusieron a los mandos de sus Suzuki GSX-R1000, mientras que el probador de la marca, Sylvain Guintoli, rodó con la MotoGP.

Pol Espargaró, con una Honda CBR1000RR de la pasada generación


El "problema" lo tuvieron los pilotos de KTM, que para familiarizarse con esta pista tuvieron que utilizar motos de serie de otras marcas, ya que la firma austriaca no tiene ninguna superbike. Fue curioso ver a Pol Espargaró con una Honda CBR1000RR de la anterior generación de las Fireblade, que en su caso era totalmente de serie; tenía hasta faros y pata de cabra. El que sí utilizó una Honda CBR1000RR-R Fireblade SP nueva fue Takaaki Nakagami. Miguel Oliveira tuvo que optar por una Yamaha YZF-R1.

Tras la primera jornada de test, los pilotos permanentes de MotoGP pusieron rumbo a Le Mans para disputar el GP de Francia, mientras que los probadores permanecerán un día más en Portimao en un test que concluye este jueves.

Deja una respuesta

Volver a la home