Lorenzo se ha caído en la curva 9 y no ha podido aprovechar el test

Después del abandono en la carrera de ayer tras la carambola de la segunda vuelta, Jorge Lorenzo ha vuelto a caerse en la jornada de test de Montmeló. El piloto mallorquín ha sufrido una rápida caída en la curva 9 tras la que su moto ha acabado incluso por encima de la fila de neumáticos. Tras haber visitado la clínica del circuito, se han descartado lesiones.


Jorge Lorenzo se va de Montmeló sin haber podido aprovechar todo lo que hubiese querido la jornada de test que se ha celebrado este lunes. El piloto del Repsol Honda ha sufrido una fuerte caída una vez superada la primera hora de entrenamientos, incidente que ha obligado a detener el test con bandera roja, ya que la moto del balear ha llegado a subirse por encima de las protecciones.

Lorenzo se ha caído a gran velocidad en la curva 9, haciéndose daño en la espalda, el codo derecho y en el dedo del pie que ya se lesionó el año pasado en la salida del GP de Aragón. Así ha explicado el propio Lorenzo la caída a los medios que permanecíamos en Montmeló durante esta jornada de test: «Ha sido una caída fuerte. No un highside, pero he perdido el tren delantero a gran velocidad. Con estas motos, cuando esto pasa entras en la grava muy rápido. En este circuito las escapatorias son muy pequeñas en algunas curvas, y además la grava no me ha parado. He chocado contra el air-fence y he visto que la moto estaba fuera de la pista. Estaba muy asustado, porque he sentido un poco de dolor en la espalda, pero después de todas las pruebas se ha visto que no ha nada roto, en teoría».

«La moto me estaba dando más confianza. Todavía no la conozco a la perfección, he frenado un poco más fuerte y no me ha avisado», añadía el #99, que ha regresado a pista pero sin poder exprimir el día de test. Aun así, ha dado 65 vueltas: «He vuelto a rodar, pero sentía dolor y esto no me ha permitido apretar, algo que era importante para probar todo lo que teníamos programado para dar información a los ingenieros para mejorar la moto», comentaba Lorenzo, que ha sido 17º a 1.3 segundos.

El pentacampeón se ha ido al suelo ya en cinco ocasiones esta temporada más otras cuatro en diferentes test (una en los test de Qatar, otras dos en Jerez y la de hoy). Nueve caídas a estas alturas son muchas para un piloto que no acostumbra a irse al suelo. Esto denota su inexperiencia con la Honda, una moto que además es calificada por sus propios pilotos como muy crítica. Sin embargo, Lorenzo no se muestra preocupado por este dato: «Pienso que no hay que ser alarmistas. Simplemente estoy probando, no conozco mucho la moto. No tengo mucha experiencia y esta moto es muy crítica con el tren delantero; cuando se va, se va. Es uno de los puntos negativos de la moto y aún tengo que entenderla. Pero no hay que darle mucha importancia ni alarmismo».

En cuanto a los cambios probados, Lorenzo indica que han «continuado trabajando en detalles de ergonomía y me he sentido mejor». «Honda ha sido muy rápida en traerme cosas que pedí para intentar mejorar la moto para mi estilo. Algunas de ellas han funcionado, ergonómicamente hemos ido mejorando y ahora me encuentro bastante bien. A ver si en Assen ya podemos utilizarlas», apostillaba al respecto.

A Lorenzo se le ha visto probando hoy una moto con un carenado negro, pero no ha ahondado al respecto. Simplemente ha comentado que no se trataba de ninguna versión de la RC123V para el año próximo. «No hay moto de 2020 todavía», zanjaba.