Jonathan Rea fue operado tras una caída practicando motocross

El Mundial de Superbike 2018 no empezó de la mejor forma para Jonathan Rea, que disputó enfermo la primera ronda de la temporada y tuvo problemas de blistering en la primera carrera. Además, el norirlandés reveló después que tres semanas antes de Phillip Island tuvo que ser operado tras una caída entrenando motocross.


El hecho de que Jonathan Rea no ganase ninguna de las dos carreras de la ronda inaugural de Superbike en Phillip Island fue lo más sorprendente del primer fin de semana de competición de 2018. Sin embargo, al campeón de los tres últimos años se le juntaron una serie de contratiempos que le impidieron estar en las mejores condiciones en la cita australiana.

El norirlandés pasó por un proceso febril durante el fin de semana, tuvo graves problemas de tracción en la primera carrera que le hicieron perder un podio que estaba en sus manos, y fue superado en la segunda manga por Marco Melandri en un precioso final de carrera. El bagaje de Rea fue un quinto puesto y un segundo, dos resultados muy satisfactorios si se tiene en cuenta que además corrió mermado físicamente.

Una vez acabada la primera ronda de la temporada, Rea desveló que tres semanas antes de Phillip Island tuvo que ser intervenido quirúrgicamente tras sufrir una caída mientras practicaba motocross, en la que se produjo una herida abierta en un dedo de la mano derecha que necesitó seis puntos de sutura.

La intervención se produjo en la Clínica Tres Torres de Barcelona y fue llevada a cabo por el doctor Jordi Font el día 4 de febrero, a 20 días de la primera carrera del año. 10 de esos días tuvo que pasarlos en reposo para que la herida cicatrizase y pudiera llegar en las mejores condiciones posibles a Phillip Island, donde los días 19 y 20 de febrero tuvieron los últimos test de pretemporada.