El toque de Zarco a Márquez pudo llevar al suelo al líder de MotoGP

Marc Márquez ha dado un golpe casi definitivo al Mundial de MotoGP 2017 con su victoria en Phillip Island y el 13º de Andrea Dovizioso, pero la carrera ha estado a punto de terminar para el líder del campeonato en la tercera vuelta. Johann Zarco casi le lleva al suelo en la curva 4, una acción por la que le ha pedido disculpas en el parque cerrado. «Así son las carreras», ha dicho Márquez.



La carrera de MotoGP en Phillip Island ha sido una batalla inolvidable. Los adelantamientos y toques en el grupo de cabeza han estado a la orden del día y uno de ellos ha estado a punto de tener incidencia directa en el campeonato. Durante la tercera vuelta, Johann Zarco ha estado a punto de llevarse por delante a Marc Márquez en la curva 4, aunque ha podido corregir la trazada a tiempo después de tocar al piloto del Repsol Honda.

Marc ha acabado con el mono marcado y una grieta en el colín por este toque del piloto francés. Nada más acabar la carrera, Zarco ha ido a pedirle disculpas al líder del campeonato, que hoy ha dado un paso de gigante para hacerse con su sexto título mundial tras sumar 22 puntos más que Dovizioso y ampliar su renta hasta los 33 a falta de dos carreras.

El piloto del Repsol Honda, que ha tenido un toque similar después con Valentino Rossi, ha aceptado con total naturalidad las disculpas y ha quitado hierro al asunto ante el micrófono de Movistar MotoGP: «No ha estado por encima del límite. Así son las carreras. Sí que cuando he visto esto, me he puesto yo al ataque también y he repartido un poco. Era un grupo en el que, o te ponías duro, o te ibas para atrás».

Por su parte, Johann Zarco ha justificado la agresividad que ha mostrado en una carrera en la que ha sido uno de los grandes protagonistas, acabando cuarto pero a sólo 43 milésimas del segundo puesto: «Cuando tienes buenas sensaciones, necesitas aprovechar la oportunidad. La salida no ha sido buena, pero podía superar muy rápido al resto». El estilo del francés sigue sin pasar desapercibido, pero no le preocupa que le acusen de ser muy agresivo: «Para mí no es un problema. He sido agresivo pero era necesaria la batalla en carrera. Hemos visto que Rossi es un piloto agresivo cuando lo necesita, y también Márquez. Todos los pilotos que quieren ganar, necesitan dar batalla».