Francia espera con un entusiasmo un título mundial desde hace siete años. Pese a que las miradas estaban puestas en el jovencísimo Fabio Quartararo en su año de debut en Moto3, Johann Zarco ha conseguido acaparar la atención de sus compatriotas con una temporada prácticamente impecable en la categoría intermedia, donde el país galo no triunfa desde que Olivier Jacque ganase el campeonato hace 15 años. Tras varios destellos de luz previos, Zarco se ha postulado como el Sol Naciente del motociclismo francés. La figura que luce en su casco desde que llegó al Campeonato del Mundo se ha convertido en el fiel reflejo de un 2015 en el que ya roza el título mundial con la yema de los dedos.

Si eres un lector asiduo de Motorbike Magazine, recordarás un artículo publicado en el número 3 sobre las grandes esperanzas del motociclismo francés en la categoría pequeña. En esa ocasión, realizamos una comparativa entre Alexis Masbou y Fabio Quartararo; extrema experiencia contra extrema juventud, una unión de pilotos galos con grandes aspiraciones. Días después de la publicación de MBK03, Masbou destapó el tarro de las esencias con una victoria en Qatar, mientras que Fabio hizo lo propio con grandes actuaciones en sus primeras carreras mundialistas. Sin embargo, ambas esperanzas francesas parecen haberse diluido en el transcurso de la temporada.

En #MBK03, «Allons enfants de la patrie»Allons-enfants-de-la-patrie1-e1426528243695

También hubo hueco en ese reportaje para hablar de Johann Zarco, la punta de lanza francesa en Moto2, el hombre que ha trasladado todos los focos de su país hacia su figura y que además se ha convertido en el piloto del momento en la categoría intermedia.

El francés, que actualmente se encuentra en su séptima temporada en el Mundial, ha dado un giro radical en este 2015. Zarco, siempre acompañado por su inseparable coach Laurent Fellon, fue campeón de la Red Bull Rookies Cup en 2007 y llegó en 2009 al Campeonato del Mundo, realizando sus dos primeras temporadas con el equipo WRT San Marino, una estructura modesta que no le permitió mostrar su potencial pero que fue fundamental para su adaptación al campeonato. En 2011 puso rumbo al Ajo Motorsport, equipo con el que empezó a mostrar su potencial al conseguir el subcampeonato de 125cc.

En 2012 desembarcó en Moto2, donde ha ido a equipo por curso: JiR en su año de debut, IodaRacing en 2013, Caterham en 2014 y Ajo Motorsport en 2015. Precisamente, en esta temporada ha destapado el tarro de las esencias sorprendiendo a propios y extraños; no por su capacidad de ir rápido, algo que había demostrado con asiduidad, pero sí por la extrema solidez que ha alcanzado, una antítesis si lo comparamos con el resto de su trayectoria mundialista.

 

Cuatro claves para un impulso a la cima

La temporada 2015 está siendo de matrícula de honor para el piloto galo. Una avería en el cambio le privó de llevarse una victoria cantada en la cita inaugural de Qatar, pero desde entonces no se ha bajado del podio, encadenando 11 consecutivos –la mejor racha de la historia de Moto2- y pisando el cajón más alto en las carreras de Argentina, Cataluña, Assen, Brno y Silverstone. El salto de calidad ha llegado de la mano de una concatenación de factores indispensables para brillar en Moto2 de la manera en la que lo está haciendo Zarco. Concretamente, son cuatro las claves principales:

Aki Ajo

Johann-Zarco_Sol-Naciente_5Johann Zarco se dio a conocer en 2011, en su tercera temporada en el Mundial, después de fichar por el Ajo Motorsport, el equipo que había ganado el año anterior el título con Marc Márquez. De hecho, aquella temporada la disputó poniendo dinero de su bolsillo. El piloto francés fue el gran rival de Nico Terol en la lucha por el título en el último año de las 125cc, pero fue batido una y otra vez por el piloto de Alcoy. Sólo en Motegi, su única victoria en el octavo de litro, pudo resarcirse. Apuró sus opciones hasta la última carrera, en la que se fue al suelo, pero sobre todo dejó para el recuerdo imágenes como su incomprensible mirada atrás en Misano con la que regaló la victoria a Terol o la ilegal maniobra con la que sacó de la pista al piloto español en Montmeló.

Después de tres temporadas en Moto2 con tres equipos diferentes, en los que sumó un total de seis podios –los seis en la tercera posición-, el galo regresó junto a Aki Ajo para volver a brillar como en 2011. El manager finlandés se estrenaba este año en Moto2 y para ello buscó un piloto con experiencia en la categoría, con el objetivo de realizar un buen estreno. Lo que quizá no se esperaban ni Ajo ni Zarco es que el retorno de esta unión fuese tan espectacular.

Kalex 2014

El chasis alemán monopoliza prácticamente la parrilla de la categoría intermedia, pero a su vez cuenta con dos especificaciones en pista, la de este año y la del pasado. Mientras que algunos equipos –principalmente los que más trayectoria llevan junto a Kalex- pudieron elegir la versión de 2015, otros se tuvieron que “conformar” con la de 2014.

Johann-Zarco_Sol-Naciente_2Pero la evolución de la marca no ha sido tan efectiva como para superar las prestaciones del chasis del año pasado. Zarco logró una gran armonía con la Kalex 2014 desde que se subió a ella en la pretemporada, mientras que el campeón y subcampeón del año pasado –Rabat y Kallio-, sufrían importantes problemas de adaptación con la moto de 2015 que en el caso del finlandés aún perduran.

Zarco, que en sus tres anteriores temporadas en Moto2 había pilotado Motobi y Suter, se ha adaptado a la perfección a la Kalex, pese a que sea la del año pasado. El binomio del piloto francés con la marca alemana se ha reafirmado como una unión de plenas garantías que no ha requerido ni siquiera que el equipo reciba la especificación de este año. Porque tal y como nos confirmaron desde su equipo, actualmente Zarco sigue con el Kalex de 2014 con algunas piezas de 2015. De hecho, una de esas piezas es el guardabarros identificativo de la moto de esta temporada, novedad que pudimos apreciar a partir de Brno. Aunque parezca irónico, el chasis por excelencia de la categoría de Moto2 va a triunfar este año con una versión antigua.

WP

En una categoría tan igualada como la de Moto2, con el mismo motor para todos y casi un 80% de la parrilla con el mismo chasis, hay que buscar esos pequeños detalles que permitan limar décimas al crono. Las suspensiones WP se han convertido en uno de los componentes más reclamados en las dos últimas temporadas gracias a los resultados que están ofreciendo. Precisamente Zarco fue uno de los primeros en comprobar las buenas prestaciones de la marca alemana, ya que el equipo Caterham-Suter apostó por este proveedor de suspensiones en 2014, lo que derivó en un paquete mucho más competitivo que el de los pilotos Suter que competían con Öhlins –sólo Luthi se salva de la criba-.

De cara a esta temporada, son varios equipos más los que han decidido montar estas suspensiones, muy comunes en Moto3 con KTM y cada vez con más presencia en Moto2. Entre ellos, el Pons Racing. Y por supuesto, también el Ajo Motorsport. A la vista de los resultados este detalle, sin ser de vital importancia, se ha convertido en una pieza más de un puzle muy bien formado.

Un piloto 10

Para el final, dejamos lo más importante: el piloto, que siempre tiene el mayor porcentaje de culpa en los éxitos –o fracasos-, más si cabe en la categoría de Moto2. Y es que el Johann Zarco de 2015 no tiene nada que ver con el de temporadas anteriores.

A sus 25 años, el piloto de Cannes ha encontrado de un plumazo el equilibrio y la constancia que no había demostrado hasta ahora. Sólo había logrado una victoria en sus seis primeros años en el Mundial, mientras que esta temporada ya son cinco los triunfos que le están catapultando hacia un título que puede ganar además con bastante suficiencia.

Con su número de puntos -249- y podios -11- a estas alturas está forjando una temporada de récord. Además, parece tener bajo control todo tipo de situaciones y ha sido capaz de salvar con un buen botín de puntos hasta los fines de semana más complicados. Ha ganado en mano a mano, escapándose en solitario, liderando de principio a fin e incluso en lluvia. El título lleva su nombre gracias a una conjunción de elementos, liderada por él mismo, que han convertido a Johann Zarco en el piloto destinado a volver a pintar la bandera francesa en el palmarés del Campeonato del Mundo. Es el encargado de volver a despertar la ilusión a un país de gran tradición en este deporte. Es el Sol Naciente del motociclismo francés.

Johann-Zarco_Sol-Naciente_8