«Mi carrera deportiva no debería depender de la decisión de Rossi», dice el francés

La gran revelación de MotoGP 2017 analiza la situación del mercado de fichajes y sus opciones de futuro, desvela que correrá con la moto del año pasado y habla de sus objetivos para su segunda temporada en la categoría reina después de un debut sensacional.



Johann Zarco acabó la pasada temporada siendo uno de los pilotos más relevantes dentro del Grand Circus. Sus resultados en su primer año en MotoGP no pasaron inadvertidos, menos aún cuando demostró que con la moto del año anterior era capaz de superar con cierta asiduidad a los pilotos oficiales de Yamaha, inmersos en un laberinto con la moto de 2017 durante la segunda mitad de temporada. El francés, en cambio, acabó el curso bastante fuerte, con dos podios en las últimas tres carreras y siendo uno de los grandes protagonistas de la magnífica carrera de Phillip Island. De hecho, para algunas voces autorizadas del paddock de MotoGP, su secreto no está en haber llevado el chasis de 2016, sino en que su estilo de pilotaje es perfecto para la M1.

El piloto del Monster Yamaha Tech3 ya suena como el principal objetivo de KTM para el mercado de fichajes, aunque las puertas del equipo oficial de Yamaha se le podrían abrir si hay algún movimiento dentro de la estructura; de hecho, el nombre de Zarco se sitúa como el principal candidato a suplir a Rossi en el hipotético caso de que el piloto italiano decidiese no renovar y dar por concluida su carrera deportiva tras la temporada 2018.

Sobre ese y otros temas ha hablado Zarco en una densa entrevista con el diario francés ‘L´Equipe’. Al francés le preguntaron por la afirmación de Rossi en una entrevista cuando se refería a él -“Zarco es como Verstappen, nunca frena”-: «No fue una pulla. En los entrenamientos privados de Yamaha en Sepang, él observó mis frenadas rodando detrás de mí e hizo ese comentario, que de hecho es agradable. Ha adquirido importancia porque, cuando Rossi habla, todo el mundo escucha. Él es el que hace famosos a los demás. Cuando dijo: “Zarco se cree que todavía está en Moto2, ¡eso no se puede hacer en MotoGP!”, o bien a final de temporada: “Zarco es uno de los nuestros, rueda como los mejores”. Cada vez que ha hablado de mí, tanto para bien como para mal, ha subido mi popularidad», comenta el de Cannes.

En esa misma entrevista, Zarco desveló que correrá con la moto de 2017, confirmando así que Yamaha no aplicará la misma fórmula que Honda y Ducati, marcas que cuentan con un tercer piloto -Crutchlow y Petrucci- que lleva el mismo material que los oficiales: «Tech3 es el equipo satélite de Yamaha y siempre lleva la moto del año anterior, por lo que llevaré la M1 de 2017», explicó el galo.

Sobre su futuro, teniendo en cuenta el interés que existe por parte de KTM para ficharle y la posibilidad de dar el salto al equipo oficial de Yamaha si Rossi o Viñales no siguieran en el equipo, Zarco tiene claro que no dependerá de nadie su decisión: «Si soy inteligente y consigo exprimir la moto al cien por cien, no estaré muy lejos de los tres primeros. Yamaha está esperando a la decisión de Rossi. Me toca a mí convencerlos, intentando acabar por delante de los pilotos oficiales. En cualquier caso, mi carrera deportiva no debería depender de la decisión de Rossi», expone el piloto del Monster Yamaha Tech3.

Siguiente
Anterior

Cargando artículo