«La moto de Bradl la probamos en Barcelona y la descartamos»

Honda sigue sin encontrar el camino, aunque al menos siguen buscándolo. Los test de MotoGP en Jerez se han convertido en otra ventana más para intentar aminorar la profunda crisis de resultados en la que se encuentra la firma del ala dorada, que después de cuatro Grandes Premios acumula la irrisoria cifra de 21 puntos entre sus cuatro pilotos.

12 de esos puntos corresponden a Joan Mir, que a diferencia de su compañero Luca Marini -ni un sólo punto hasta la fecha- se ha convertido en el principal baluarte de la marca, algo que demostró puntuando en las dos carreras de Jerez.

Aun así, en HRC siguen a un mundo de sus rivales. Antes de Jerez, en un test privado celebrado en Montmeló, los pilotos llegaron a la conclusión de que el camino que se estaba siguiendo con el concepto de 2024 estaba siendo erróneo. El que más énfasis puso en ello fue Joan Mir, que aboga por tomar una dirección diferente que han empezado a probar en Jerez.

El mallorquín compareció con los medios a mitad de la jornada de test y lo hizo con cierto optimismo a pesar de los resultados, porque todas las Honda seguían a cola de la clasificación. Su balance a esas alturas de la jornada era «bueno» y reconocía que en Honda han dado un paso atrás, volviendo a usar piezas de 2023 para tomar la dirección que más convence a Mir.

joan mir motogp jerez 1 1

«Hemos probado un poco un concepto del año pasado y, como siempre decimos, tiene cosas positivas y cosas negativas, pero más positivas que negativas. Y, sobre todo, tenemos clara la dirección que hay que tomar para dar el siguiente paso. No lo íbamos a dar aquí, está claro, pero he podido dar buena información de lo que realmente queremos para dar el siguiente paso en los siguientes test. Con esto nos tenemos que quedar este lunes», decía Mir a MOTORBIKE MAGAZINE.

«Hemos probado y he confirmado que es la dirección que quiero para seguir hacia delante y mejorar esta moto. Es verdad que en algunos aspectos se puede mejorar, la velocidad (el tiempo por vuelta) no es fantástica, pero luego hay cosas bastante positivas que creo que con tiempo se solucionarán», decía.

Mir no cree que sea él quien se haya cargado la mochila de encabezar el desarrollo de la marca: «No es así, todos estamos dando información. Lo que sí es cierto es que tengo muy clara cuál es la dirección que yo tomaría y así lo saben los ingenieros».

Sobre el tiempo que necesitan para empezar a ver resultados, Mir asegura que no lo sabe, pero subraya que cambiaron el planning después del test de Montmeló: «Aquí de primeras no íbamos a probar nada de esto, sino la moto con la que Bradl corrió. Pero como hicimos el test de Barcelona, apretamos para probarla, la probamos y la descartamos. Ahora nos hemos puesto manos a la obra en la dirección que creemos adecuada. Luca piensa exactamente lo mismo de hacia dónde hay que ir, ahora falta el trabajo».

joan mir motogp jerez

Mir, durante el GP de España, en Jerez

 

«No es la moto del año pasado, pero tiene cosas del año pasado dentro», dice Mir. Y cuando le preguntan si está relacionado con el motor, confirma que es «algo de eso, sí». Lo cual no quiere decir que sea el motor del 2023 al completo lo que hayan usado, algo que el propio Mir dejaba claro cuando le preguntaba al respecto: «¿Quién ha dicho que hayamos probado el motor de 2023? Yo no he dicho eso. Estamos probando piezas del 2023. Hemos vuelto a atrás un poco en algunas cosas, porque el concepto de este año no está funcionando, lo estamos viendo».

Los cambios le han hecho recuperar buenas sensaciones con el tren delantero, algo que había perdido este año respecto a 2023: «Podía girar bastante mejor. Tenía mejor sensación con esa parte delantera, pero luego perdemos mucho en otras áreas en las que es un desastre. Pero si tuviera que decidir, tengo clarísima cuál es la dirección que hay que tomar, aunque todavía tenemos una desventaja muy grande en un aspecto como la aceleración».