«No se me agota la paciencia porque sé que Suzuki está trabajando», dice Mir

Joan Mir ya da por imposible revalidar el título de MotoGP esta temporada, después de que su sexta posición en Misano le haya dejado a 67 puntos de Fabio Quartararo.


Sexta posición en un fin de semana del que esperaba mucho más. Joan Mir pone fin al GP de San Marino con la decepción de no haber llegado al resultado esperado y con la resignación de que, ahora sí, el título ya está prácticamente imposible.

Tras la victoria de Bagnaia y el segundo puesto de Quartararo, Mir sale de esta cita a 67 puntos del liderato y a 19 del segundo puesto. No da por bueno acabar el Mundial en tercera posición, pero ya da el campeonato por perdido a falta de sólo 100 puntos en juego: «Desde luego que el primer puesto se nos ha ido ya. Me cuesta asumirlo, pero es así. Con Bagnaia no firmo un tercer puesto, claro que no. Un tercero es lo más fácil que podemos hacer, aspiramos a más. Si no podemos ganar, voy a intentar hacer más. Está claro que el paquete Ducati - Bagnaia es difícil, pero quedan cuatro carreras y tengo la sensación de que este año todavía no he dado todo lo que tengo dentro. Espero que llegue este año o si no pronto el año que viene, pero espero encontrar cosas este año», dice Mir, hambriento de una victoria que espera conseguir en lo que resta de temporada.

El vigente campeón de MotoGP ha visto condicionada su carrera por el 11º puesto de parrilla y por una elección errónea del neumático delantero: «No he podido explotar mi estilo de pilotaje en esta carrera porque hemos salido con el neumático medio, un error que no cometeremos ya en la siguiente».

De cara a los test de martes y miércoles en Misano, Mir comenta que no sabe «exactamente qué hay para probar en el test, porque no lo he pedido todavía. Sé que hay cosas, y habrá algunas que también sean de 2022, pero mi prioridad ahora mismo es acabar el 2021 de una manera fuerte. También es bueno todo lo que podamos avanzar de cara al año que viene, ya que un test con los probadores no es lo mismo que con los oficiales. Si nosotros ya hemos dado nuestra información, es una ventaja».

El #36 reconoce que ha intuido el error en la elección de neumáticos ya desde el inicio: «Me he dado cuenta en las primeras vueltas, que es cuando tienes que exigir más al neumático delantero, porque con el trasero hay más agarre y empuja más. También el depósito estaba lleno y no podía parar la moto de ninguna manera, así que es ahí es donde me he dado cuenta. Luego cuando ha ido bajando el depósito mis tiempos han ido subiendo y he podido ser rápido. He podido dar destellos de velocidad en algún momento de la carrera, que ha sido en la última parte. Pero claro, ya era muy tarde».

Sobre el intento de adelantamiento a Miller en la última vuelta, que al final le ha costado cruzar la meta quinto y acabar sexto (le sancionaron por pisar el verde en la penúltima curva), asegura que no hubiese influido en nada acabar cuarto, pero al menos se estaba divirtiendo en esa lucha con Miller y Márquez: «La maniobra no me cambiaba nada, pero me lo estaba pasando bien. Tenía más ritmo que Miller y que Márquez en esas últimas vueltas, y he podido adelantar a Marc, que siempre es complicado adelantar este año por la aceleración y porque en frenada tampoco iba demasiado bien. He podido adelantar a Marc entre las curvas 1 y 2, luego he preparado un adelantamiento a Miller, pero me ha costado mucho parar la moto, le he hecho un adelantamiento bloqueándole y pensado: "Aquí nos va a pasar Márquez ya mismo". Y así ha sido. Después... ahí ya no entro, pero no sé si he tocado lo verde o no. Por eso no me cambia ser cuarto, quinto o sexto, tampoco pasa nada. Lo he probado y estoy contento con eso. He dado el 100% otra vez y otra vez no ha bastado», comentaba.

Por último, le hemos preguntado si la paciencia que ha mostrado durante toda la temporada, esperando su momento y el de Suzuki para acercarse más a las victorias, se empieza a agotar. Pero Mir es prudente en ese sentido, ya que siente que en Hamamatsu están trabajando para dar la vuelta a la situación: «No es cuestión de paciencia. Sé que hay veces que esto no es cuestión sólo de mí mismo, también depende de encontrar también un paquete y mejorar. Dentro de mí, lo que me da tranquilidad y no me agota la paciencia para nada, es que sé que en Suzuki lo están haciendo todo y sé que están trabajando duro. Esto es lo que me tranquiliza Hay que esperar para que lleguen cosas, es cierto, y a mí me gustaría que llegaran ya, pero no puede ser y también lo puedo entender. No se me agota la paciencia, porque sé que están trabajando», respondía el balear a la pregunta de MOTORBIKE MAGAZINE.

Deja una respuesta

Volver a la home