El Gran Premio de España de MotoGP 2016 ha sido el peor de la historia en cifras de asistencia, según los datos aportados por el Ayuntamiento de Jerez. En ellos se refleja una entrada de casi la mitad de aficionados que el año pasado, una situación que cuesta creer tras haber visto el ambiente y las imágenes del circuito durante todo el fin de semana. La polémica está servida.

Aparentemente, según lo que vimos en el propio circuito y por televisión, parece que el Ciruito de Jerez volvió a ser una olla a presión y el Gran Premio de España de MotoGP 2016 registraba una cantidad de aficionados similar a la de los últimos años.

Sin embargo, ayer lunes, un día después de la finalización del GP, el Ayuntamiento de Jerez publicó los datos de asistencia de público. La sorpresa es mayúscula cuando el comunicado confirma que SÓLO entraron el domingo 63.350 personas. Se trata de una cifra que es casi la mitad de los 122.551 que se comunicaron el año pasado.

Resultan chocantes incluso las cifras del acumulado y por día: 120.255 repartidos en 11.155 el viernes, 45.750 el sábado y 63.350 el domingo. Sorprendente cuando normalmente ya sólo el domingo hay más gente que la cifra total de este fin de semana.

¿Menos gente pero mayor recaudación?

Dani Pedrosa en el Circuito de Jerez 2016

Desde el Ayuntamiento de Jerez, regido por la alcaldesa Mamen Sánchez (PSOE), explican que ahora sólo se contabilizan las entradas vendidas y se han dejado fuera del dato las invitaciones y los pases de paddock. Incluso añaden un ataque contra el gobierno anterior (PP) al que le atribuyen 5000 invitaciones regaladas a diferentes colectivos. Aun así, se sienten orgullosos ya que Cirjesa, la empresa mixta que gestiona la explotación del Circuito de Jerez, ha conseguido recaudar entre 600.000 y 700.000 euros más respecto al año pasado, con un total de 4,3 millones de euros ingresados.

¿Cómo es posible aumentar los ingresos por entradas si ha habido la mitad de espectadores? Si restamos las invitaciones que pudiera haber habido otros años, no llegamos a cubrir esa diferencia tan brutal en el número de espectadores de un año a otro.

Evidentemente, la bajada de espectadores se tendría que compensar con un aumento de precio, que sí ha existido, pero debería haber sido mucho más desorbitado para haber mejorado tanto la recaudación. De hecho, este año las entradas se han encarecido entre unos 10 y 15 euros, según la localización, cifras que no cubren ni de lejos ese margen de beneficio. Aun así, el Ayuntamiento ha querido aclarar esto con los supuestos datos reales de años anteriores con este tuit:

El asunto de la venta y la recaudación de entradas en el Circuito de Jerez con motivo del Gran Premio de España de Motociclismo no es la primera vez que salta a la palestra. En 2014 la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) ya empezó una investigación sobre presuntos fraudes en el número de entradas vendidas de pelousse (sin numerar) y supuestas salidas del dinero recaudado escondido en bolsas de basura.

Esta vez se trata de una polémica un tanto diferente y está claro que los datos (unos y/u otros) han sido, al menos, inexactos.