Repasamos el GP de la Comunidad de Madrid, Jarama 1998

El Campeonato del Mundo de 500cc había empezado de forma atípica en la temporada 1998. El hombre a batir era Mick Doohan, ganador del campeonato en los cuatro años anteriores, pero el reto de su quinto título se complicó más de la cuenta al principio de año: en Suzuka rompió el motor y, aunque ganó en Sepang y Mugello, tuvo que claudicar ante Álex Crivillé en Jerez y Paul Ricard. A esto hay que añadirle el gran nivel que estaba mostrando Biaggi, que llegó a 500cc pisando fuerte, y también el salto adelante que dio Carlos Checa. Los rivales del piloto australiano estaban más fuertes que nunca.

Llegaba entonces la sexta cita de la temporada, el GP de la Comunidad de Madrid. El mítico circuito del Jarama, que llevaba sin acoger un Gran Premio desde el año 1993, regresaba a la acción cinco años después con un aliciente inmejorable: un español liderando la clasificación de la categoría reina por primera vez en la historia. Álex Crivillé encaraba la prueba madrileña con dos puntos de ventaja sobre Doohan, cuatro sobre Biaggi y 22 sobre Checa.

Tras dos carreras algo insípidas con victoria para Cecchinello en 125cc y para Harada en 250cc, llegaba el plato fuerte de la jornada. Mick Doohan se convirtió en el gran protagonista al inicio del Gran Premio puesto que estaba realizando un fin de semana impecable, dominando todas las sesiones de entrenamientos y logrando la pole con un margen de dos décimas sobre Cadalora y siete sobre Checa y Crivillé. Pero en carrera todo iba a dar un vuelco radical. El primer golpe de efecto llegó nada más empezar, cuando un ligero toque de Biaggi acabó con Doohan por los suelos en la primera curva. Con la principal amenaza fuera de carrera, Checa y Crivillé tomaron el mando de la carrera desde el comienzo ante el delirio de la afición que estaba abarrotando las gradas del Jarama.

Los dos españoles comandaban un grupo principal al que cada vez se sumaban más ingredientes. Llegaron Abe, Cadalora, Aoki y Gibernau, aunque el status quo de las dos primeras plazas se mantenía sin cambios. Checa defendía el primer puesto con uñas y dientes; tanto es así, que cuando Crivillé intentó superarle frenando más tarde que él en la primera curva en la 13ª vuelta, el de Seva se salió de la pista y perdió toda opción de victoria. Por suerte para Álex, que volvió a pista octavo, aún quedaban 17 vueltas para remontar. ¿Y dónde se encontraba Biaggi? Pues rodando a diez segundos del grupo de cabeza en un fin de semana que no estaba siendo positivo para él.

Checa resiste y gana


Con Crivillé fuera de la lucha por el triunfo, Luca Cadalora pasó a ser el gran escollo de un Checa que pasaba una y otra vez por meta en primera posición. El italiano llegó a superar a Carlos en la frenada de la primera curva, pero entró largo y no pudo aguantar la primera posición. Finalmente, Cadalora tuvo que retirarse a cinco vueltas del final por problemas mecánicos.

Entonces tomó el relevo su compañero Norick Abe, que consiguió situarse a rueda de Checa en las últimas vueltas, pero el de Sant Fruitós cerró todas las puertas para hacerse con una impecable victoria después de liderar de principio a fin. Abe acabó segundo y Gibernau puso el broche de oro con una excelente tercera posición a los mandos de su Honda bicilíndrica, con la consiguiente inferioridad con respecto a las tetracilíndricas oficiales. En cuarta posición terminaba Nobuatsu Aoki, mientras que Crivillé finalizaba su remontada en el quinto puesto.

GP de Alemania 2002 - MotoGP - Sachsenring 2002+ Flashback: Sachsenring 2002, el día que las 500cc desafiaron a las MotoGP

Crivillé salió del Jarama con más ventaja en el liderato, ya que contaba con cinco puntos sobre Biaggi -que acabó sexto la carrera-, ocho sobre Checa y 13 sobre Doohan. Aquella de 1998 fue la última carrera del Campeonato del Mundo que se disputó en el Jarama, un escenario que también llegó a albergar Grandes Premios del Mundial de F1.

Un trazado que esconde mucho encanto entre sus 3.850 metros, pero que se ha quedado obsoleto para acoger competiciones de primer nivel. Actualmente sus instalaciones se encuentran en un proceso de remodelación dentro del proyecto «Jarama 2021» con el que se creará un lugar de ocio para los amantes del mundo del motor y se seguirán acogiendo algunos certámenes de cierta relevancia. Entre otras cosas, las constantes desavenencias con los vecinos de las urbanizaciones cercanas a causa del ruido invitan a pensar que será prácticamente imposible volver a ver competiciones del máximo nivel en el circuito de la capital. Por lo tanto, sólo queda recordar lo que este trazado llegó a suponer para el mundo del motor y lo que se llegó a vivir allí, como esa vibrante carrera de 500cc del 14 de junio de 1998, el día que el Jarama dijo adiós al Mundial.

 

Galería de imágenes del GP de la Comunidad de Madrid de 1998. (Fotos: Repsol Media)