«Hemos aprendido en los malos momentos y hemos disfrutado en los buenos»

El piloto del GasGas Aspar Team destaca su forma de afrontar los fines de semana y los seis podios consecutivos entre Jerez y Assen como las claves principales de su título. Lo ha certificado este domingo en Phillip Island con una victoria sensacional.


Proclamarse Campeón del Mundo ganando la carrera, en un circuito nuevo para él y en la primera bola de partido. Nada más puede pedir Izan Guevara a una jornada inolvidable para él, en la que este joven mallorquín de 18 años ha puesto la guinda a una temporada magnífica para ser el nuevo rey de Moto3.

Su gestión de carrera en Phillip Island no ha podido ser más impecable. Ha sabido hacer frente a las complicaciones de las primeras vueltas rodando en grupo, ha forzado cuando ha tenido que hacerlo y no se ha metido en disputas innecesarias. Al final, en la última vuelta, lo ha bordado para llevarse la victoria y el título: «Lo he ido improvisando sobre la marcha, porque no sabía cómo iba a estar en la carrera», decía en el micrófono de DAZN tras llevarse el Mundial.

«Es increíble, poder ganar el Mundial acabando primero es brutal. Somos Campeones del Mundo, ahora ya la presión fuera y los nervios fuera. Ahora toca celebrarlo con todo el equipo. La verdad es que este año ha sido increíble. Tuvimos un inicio un poco complicado, pero poco a poco fuimos remontando. Ahora sólo queda agradecer a todo el mundo que me ha estado apoyando, empezando por mi familia, después con todo mi equipo, que ha estado tanto en las malas como en las buenas en todo el campeonato, y después a mis amigos y a toda la gente que me apoya por detrás», añadía.

Izan Guevara campeon Moto3 Australia

Foto: GasGas

Sobre su sensación nada más cruzar la meta, recordaba una conversación que había tenido con Vicente, jefe de prensa del GasGas Aspar Team: «Me preguntó: '¿Qué pensarás cuando pases la meta?'. Y dije: 'Cuando pase meta será mente en blanco totalmente', y así ha sido. Sólo he gritado encima de la moto, hasta que he llegado a ellos, donde me estaban esperando para celebrar. Ha sido mente en blanco totalmente y gritar muchísimo».

En la zona de la celebración se ha encontrado con Nico Terol, con quien lleva trabajando tres años, ya que el que fuera campeón de 125cc en 2011 estuvo cuidando de la cantera del Aspar Team (Guevara ganó el Mundial Júnior con ellos en 2020) y a partir del próximo año será el director deportivo del equipo. Terol le esperaba en la curva 4, enfundado en un mono de repuesto de Guevara y esperándole con el casco conmemorativo de campeón: «Me he encontrado con mi doble. Cuando me ha hablado ya sabía quién era, era Nico. Me ha hecho ilusión verle ahí, él ganó un título también, y encontrarnos ahora él y yo en pista, con él haciendo de doble ha sido increíble. Le agradezco también a Nico, por todo el trabajo que ha estado haciendo. Llevo tres años trabajando con él, tres años de mucho trabajo y mucho sacrificio con él».

Su forma de gestionar el campeonato, rodando siempre en solitario en entrenamientos y tratando de llevar el peso de las carreras ha sido clave para marcar la diferencia. Ha sido muy superior en ese sentido, aunque no es el único aspecto que destaca como clave dentro de la consecución del título: «Ir a mi bola ha ayudado mucho, pero destacaría sobre todo las seis carreras consecutivas en el podio, que fue lo que nos dio el momento para ahora conseguirlo. Me quedo con esa parte, aunque en realidad me quedo con todo el campeonato, tanto con los momentos malos como con los momentos buenos. En los malos hemos aprendido y en los buenos hemos disfrutado, así que ahora toca disfrutar muchísimo este título».

El #28 ha sabido sobreponerse a las dificultades de principio de año, con sanción en Qatar y abandono por avería en Argentina, y desde entonces enderezó el rumbo hasta acabar llevándose el campeonato con dos carreras de antelación: «La verdad que es que no ha habido muchos malos momentos. Tuvimos al principio de año, con las sanciones y una rotura de motor en Argentina. Después tuvimos un bajón al volver del verano en Austria, que tuvimos problemas, y en Silverstone nos tiraron, aunque estábamos delante. El último momento malo que tuvimos fue en Tailandia, que no conseguíamos dar en el clavo, pero al final de todas salimos», decía.

Su naturalidad fue total en todo momento, pese a haber logrado minutos antes el sueño de una vida: «Aún no me lo creo. estoy como muy normal ahora mismo», cerraba en su intervención en DAZN.

Deja una respuesta

  • Facebook
  • Linkedin
  • Pinterest
Volver a la home