Histórico homenaje a Burt Munro: La Indian más rápida del mundo

El sobrino nieto de Burt Munro, Lee Munro, ha sido el piloto elegido para conseguir ser la Indian más rápida del mundo tras intentarlo en el Festival de la Velocidad de Bonneville y justo 50 años después de que su tío lograra uno de sus récords más destacados.



El pasado fin de semana Indian fue la encargada de inaugurar la 69ª edición del Bonneville Speed Week celebrando el 50º aniversario del histórico récord de velocidad en tierra con una Indian Scout Streamliner 1920 de menos de 1000 cc y pilotada por el mítico Burt Munro. Su sobrinonieto, Lee Munro, fue el encargado de realizar un nuevo récord de velocidad, esta vez sobre una Indian Scout modificada y a la que han denominado Spirit of Munro Scout.

El homenaje fue hacer un nuevo récord, convertirse en la Indian más rápida del mundo. Y dónde mejor que hacerlo que en el desierto de Bonneville durante su festival de la velocidad.

Además, se recordó la película sobre Burt Munro, encarnado por Anthony Hopkins, y cuyo director Roger Donaldson acudió a una conferencia que compartió con el hijo y el sobrino de Burt, John y Lee Munro, respectivamente. Allí hablaron sobre el proceso de rodaje, pero también sobre lo conseguido por el neozelandés y lo significativo que fue para Indian y para el motociclismo en general. Después se realizó el pase de la película al aire libre, en pleno desierto de Bonneville y compartiendo la visualización con un público formado por la familia del festival de velocidad, la familia de Burt, al fin y al cabo.

El piloto de road races y sobrino nieto del legendario Burt, Lee Munro, fue el encargado de materializar el récord con un streamliner basado en una Indian Scout modificada por el equipo de ingenieros. El objetivo era alcanzar los 296 km/h a los que había llegado su tío abuelo en 1967. Para clasificarse y conseguir la licencia de participación en Bonneville, tuvo que acudir a El Mirage Dry Lakebed, donde ya se aseguró el récord llegando a 300,46 km/h en la categoría MPS-G 1350 cc, superando así las expectativas iniciales del equipo.

Ya en Bonneville, el nuevo objetivo del equipo era intentar llegar a la barrera de las 200 millas por hora (321,86 km/h), pero los intentos de Lee demostraron que era una batalla contra los elementos. Los primeros dos intentos llegó a los 307,53 km/h, a la postre, su marca más rápida del fin de semana. Sin embargo, no se registró como oficial debido a un fallo en el cronometraje.

Al día siguiente, el equipo realizó cambios en las marchas y realizó otros intentos, aunque el viento y la climatología en general dejaron en 299,99 km/h su mejor y único tiempo del día. El lunes se realizó un último intento, pero las difíciles condiciones de la pista hicieron que Munro cancelara su intento antes de entrar en la zona cronometrada.

Sin duda, una gran manera de homenajear a la figura de Burt Munro.