Roman Juris es un eslovaco aficionado a las motos que ha querido hacer de su Yamaha XS 400 una moto muy especial. Y no solo porque la tenga espectacularmente preparada, sino porque ha desarrollado para ella una suspensión delantera progresiva que bien merece un premio de ingeniería. Le ha quedado tan bien, y piensa que la idea es tan buena, que incluso la ha patentado a través de la Oficina Europea de Patentes.

Como puedes ver en las fotos Juris se ha basado en una horquilla telescópica invertida. Hasta aquí todo se podría considerar normal. Pero si te fijas, en su extremo inferior la horquilla no va directamente al eje de la rueda, sino que se emplea un sistema basculante y descentrado que permite que la rueda delantera se desplace hacia delante cuando el peso cae sobre ella. Esto conlleva un endurecimiento progresivo de la suspensión, especialmente al frenar, y evita la indeseada flexión de la horquilla en fuertes frenadas.

Un sistema anticabeceo

Yamaha XS 400 Roman Juris 6Explicándolo con otras palabras podemos decir que, si lo normal ante una fuerte frenada es que el ángulo de la dirección se vuelva más pronunciado, la distancia entre ejes se acorte y la estabilidad en línea recta del chasis se vea comprometida, la patente de Juris compensa exactamente estas consecuencias. Es decir, se consigue un eje de la rueda delantera pivotante para evitar el cabeceo durante las frenadas.

Con este sistema, ante una frenada fuerte la horquilla se comprime y el eje de la rueda se desplaza hacia delante, de manera que la distancia entre los ejes de la moto se ve incrementada, lo que aumenta la estabilidad del chasis. Juris utiliza varillas de unión ajustables para afinar el sistema y un mecanismo de paralelogramo para que el guardabarros delantero sincronice sus movimientos con los de la rueda al desplazarse.

Yamaha XS 400 Roman Juris 2b

 

Una nueva solución para un problema de siempre

Yamaha XS 400 Roman Juris 9Que durante las frenadas una moto se apoye sobre una horquilla que se hunde y se desplaza es, en cuanto a geometría y estabilidad, un desastre. Pero a pesar de que no es la mejor solución las horquillas telescópicas siguen siendo la solución más extendida en la industria de la moto.

Juris no ha sido el primero en querer solucionarlo. Hace ya décadas que existen soluciones para compensar más o menos el cabeceo de la moto, algunas relativamente sencillas con horquillas con sistemas de amortiguación antihundimiento y, a veces, con sistemas más complejos. Las suspensiones Hossack son un buen ejemplo de ello, si no que se lo digan a la Honda Gold Wing. También las suspensiones delanteras de Bimota tipo basculante. Pero hay que decir que soluciones como el Duolever o el Telelever de BMW llevan años empleándose en grandes series y aún siguen muy vigentes.

Otra cosa, claro, es que la solución propuesta por Roman Juris termine entrando en la industria de la moto. Podría hacerlo en colaboración con algún fabricante o como un kit de mejora para determinados modelos, pero ya sabemos que hasta que algo así fuera posible el invento de Juris debería enfrentarse a un gran número de obstáculos, sobre todo formales.