«Cuando estaba en Moto3, venían a recogerme a casa y me dejaban sus motos para entrenar», recuerda Martín

Después de conseguir su primera pole en MotoGP y de recibir las felicitaciones de amigos (y ahora rivales) como Viñales y Aleix Espargaró, Jorge Martín quiso agradecer la ayuda que ambos le prestaron años atrás cuando aún corría en Moto3.


Jorge Martín ha llegado a MotoGP pisando fuerte. Prueba de ello es que el que será tan sólo su segunda carrera en la categoría reina, el piloto madrileño saldrá desde la pole tras hacer una magistral Q2 en el GP de Doha, en la que superó a Zarco y Viñales en una intensa lucha por la primera posición.

Lo que logró Martín con su pole en su segundo Gran Premio en MotoGP es algo al alcance de pilotos de talla de Casey Stoner, que lo consiguió en 2006 en Turquía, o de Marc Márquez, que hizo lo propio en Austin 2013. El madrileño dejó su sello en una de sus 'especialidades de la casa' como es la lucha contra el crono, ya que con la de ayer acumula ya 22 poles en el Mundial, 20 de las cuales logró en la categoría de Moto3.

Precisamente cuando militaba en Moto3, Martín empezó a estrechar lazos con pilotos como Maverick Viñales y Aleix Espargaró, quienes ya estaban plenamente asentados en MotoGP. Ambos se convirtieron en vecinos de Martín en Andorra y no sólo eso, también en compañeros de entrenamiento y en buenos amigos.

Este domingo, el debutante en MotoGP compartirá primera fila con Viñales y tendrá sólo seis puestos por detrás a Aleix Espargaró, que fueron los dos primeros pilotos en felicitarle tras hacer la pole. Un par de horas más tarde, en la rueda de prensa oficial de los sábados, Jorge Martín no se olvidó de ellos y quiso recordar momentos de años anteriores, agradeciéndoles a ambos la ayuda que le prestaron en los entrenamientos cuando él aún estaba en Moto3.

«Desde que era más joven tuve mucha ayuda por parte de Maverick y también de Aleix Espargaró. Vivíamos todos cerca y venían a buscarme a mi casa para ir a entrenar con sus motos, porque yo no tenía motos para entrenar ni dinero para comprar una. Así que tengo que darles las gracias a Maverick y Aleix porque en el pasado me dejaban sus motos para rodar y entrenar. Sin duda que entrenar con pilotos de MotoGP en ese momento, en el que yo aún seguía en Moto3, fue de gran ayuda y además ellos siempre trataban de ayudarme a mejorar. Estoy muy agradecido a ellos y, sin duda, entrenar con grandes pilotos, de los mejores del mundo, te ayuda a mejorar y a ser mejor piloto», confesó Martín ante la mirada cercana de Viñales, también presente en esa rueda de prensa.

Años después de que le dejasen sus motos para entrenar, Martín ya está con ellos en MotoGP y promete plantar batalla desde muy pronto. El debutante está siendo una de las grandes sorpresas en este inicio de temporada.

Deja una respuesta

Volver a la home