Una de las novedades más importantes –si no la que más– del catálogo de Honda para 2015 es esta revolucionaria Honda VFR800X Crossrunner. Y lo de revolucionaria no lo digo por utilizar un adjetivo llamativo sino porque, echando la vista al modelo precedente, es fácil darse cuenta de que la evolución de este modelo ha sido como si hubieran pasado varias generaciones entre ellas. La nueva Crossrunner es nueva de verdad, mucho más bonita y mejor.

Fotos: Honda

 

La Crossrunner también

Ya nos hemos referido a esta moto como la hermana melliza –que no gemela– de la Honda VFR800F, que se presentó la pasada temporada y que tuve la suerte de probar en el lanzamiento internacional. Un año después, también en presentación internacional, he tenido la suerte de probar la Crossrunner y de comprobar que no sólo es una revolución respecto al modelo anterior, sino que hereda la gran mayoría de los aspectos que hicieron que me enamorase de su hermana melliza.

Honda VFR800 CrossrunnerLa VFR800F tiene un propulsor que le confiere un carácter especial, un “algo” que la diferencia del resto; la Crossrunner también. La VFR800F tiene un comportamiento que enamora, con personalidad y carácter propios; la Crossrunner también. El sonido de la VFR800F, procedente de ese emocionante V4, es tan elegante como atractivo; como el de la Crossrunner. La VFR800F es bonita, y la Crossrunner también; incluso yo diría que más que su hermana melliza. Los que se hayan sentido atraídos por la VFR800F y aún no se hayan hecho con la suya, tienen ahora un gran problema. Consejo: coge una margarita y empieza a deshojara, pero cambia el el «me quiere», «no me quiere» cambiará por «VFR800F» y «VFR800X».

200 km de curvas

Para el lanzamiento de este modelo Honda eligió los alrededores de Marbella, que nos recibió con el clima perfecto para disfrutar al máximo de una jornada de más de 200 kilómetros de curvas. Suena bien, ¿verdad? Para esta toma de contacto, Honda nos tenía preparada una ruta que combinaba algunos kilómetros por autovía, algunas zonas urbanas y una gran parte de carreteras de curvas con todo tipo de firme.

Como suele ser habitual, los organizadores diseñan un recorrido en el que se pueda extraer lo mejor de la nueva moto, pero es inevitable que cada uno de los participantes hagamos nuestro propio análisis y tras recorrer algunos kilómetros, empecemos a rellenar los casilleros de pros y contras.

Pero en esta ocasión sucedía algo raro; al bajarnos de las motos en las zonas de descanso, todos coincidíamos en muchos de los puntos positivos de esta nueva moto, pero no terminábamos de definir los negativos, una tarea para la que tuvimos que hacer una puesta en común.

Del lado positivo, destacábamos el diseño, el confort en marcha, la protección aerodinámica, el suave comportamiento a bajas vueltas y su inyección de potencia a altas revoluciones. También gustó de forma generalizada el tacto de los mandos, el funcionamiento de las suspensiones y la efectividad de los frenos... A Jose Peiró, responsable de la marca que nos acompañó durante la prueba, se le veía en la cara que disfrutaba escuchándonos.

En los aspectos menos positivos comentamos que la protección aerodinámica podría ser escasa, pero sólo para los más altos, pues en mi caso me pareció perfecta. También comentamos que el control de tracción, que tiene tres modos, era un poco brusco cuando entraba en funcionamiento. Por último, y esto es muy personal, el diseño de la parte trasera de esta moto me resulta mucho menos atractivo que el resto del conjunto.

Honda VFR800 Crossrunner

En profundidad

Motor

Probablemente no te cuente nada nuevo cuando te diga que el V4 de Honda es uno de sus motores más carismáticos; un propulsor que está asociado a los modelos mejor tratados por la marca japonesa y que ofrece una excelente mezcla de distinción, elegancia y deportividad. Tiene un comportamiento que mezcla perfectamente esas tres características convirtiendo en algo muy especial a cada moto que cuenta con él. Además de una buena respuesta a bajas revoluciones, cuenta con una buena dosis de potencia en la parte alta del cuentavueltas.

Comportamiento
La Crossrunner cuenta con una cómoda posición de conducción que permitirá a sus usuarios disfrutar tanto del día a día como de largos viajes o de salidas de fin de semana. Ése es el concepto de la saga VFR y una de las mayores ventajas de esta Crossrunner; su versatilidad y su comportamiento la hacen perfecta como una moto para todo que responde bien en prácticamente todas las circunstancias. Como todo, siempre hay aspectos a  mejorar; el control de tracción tendrá que ser revisado por Honda para ofrecer un comportamiento más fino.

Diseño
El diseño de esta moto es uno de sus principales fuertes pues define lo que es; una moto elegante, dinámica y tan deportiva como versátil. El frontal, que adopta el faro de la VFR800F, resulta muy atractivo y pone la guinda de un diseño general al que sólo podemos ponerle una pega: la parte trasera, que tendrá que mejorar para estar a la altura del conjunto. Por su calidad de acabados podría convertirse en un referente de su segmento.

Conclusión
Honda ha creado lo que para mí es una moto perfecta: atractiva, elegante, sugerente, con tintes deportivos y con una destacada personalidad propia. Aquellos caballos extra que en mi opinión redondearían la versión deportiva de la saga VFR, no le hacen falta a la Crossrunner que, con un enfoque más rutero, tiene la potencia justa para ser una moto muy divertida, un comportamiento perfecto para dibujar una gran sonrisa en tu cara durante muchos kilómetros y un diseño que te hará sentir orgulloso de tu compañera de viaje.

Deja una respuesta

Volver a la home