Nueva interpretación estética de la Honda RVF1000, la nueva superbike con motor V4 y chasis monocasco que la casa japonesa está preparando para complementar a su anticuada CBR1000RR.

Parece inminente, pero todavía no tenemos noticias oficiales de la próxima superbike de Honda de la que ya os hemos hablado en algunas ocasiones: una nueva Honda RVF1000.

En la actualidad, la Honda RC213V-S es lo más parecido a una MotoGP que se puede homologar para circular por la calle. Sin embargo, sus cerca de 200.000 € parecen una barrera infranqueable. Por otro lado, la Honda CBR1000RR es una superbike de cuatro cilindros en línea que se está quedando muy retrasada respecto a la competencia tanto en su modelo de serie como en el de carreras de SBK. La llegada de Nicky Hayden al campeonato de modelos derivados de calle hace pensar que Honda está trabajando en un nuevo modelo para ofrecerle al americano la posibilidad de pelear por el título en próximas temporadas.

Noticias relacionadas

Las últimas novedades sobre la RVF

La publicación japonesa Autoby ha sido la última en aventurarse con con posible diseño de la próxima Honda RVF1000 basándose claramente en la RC213V-S y los colores HRC ya utilizados en la gama de la marca.

Honda ya ha solicitado la patente para un motor similar al de la RC213V-S. Tiene lógica que Honda aproveche el desarrollo del V4 de la MotoGP y su adaptación a la calle en una moto más comercial y accesible que la RC. Lo insólito está en que este propulsor iría montado sobre un chasis monobloque, una información que ya os contamos en el mes de octubre de 2015. Se trataría, por tanto, de una mezcla del V4 de MotoGP con un chasis similar al de las Ducati Panigale.

A esto hay que añadirle que el Mundial de SBK ha modificado su reglamento en el mínimo de unidades fabricadas para poder competir rebajándolo de 1000 a 500 durante dos años, o lo que es lo mismo 250 unidades por año, una cifra más asumible por la fábrica. Mayor problema hay en el price cap, es decir, el precio máximo por unidad de las motos de serie de las que derivan los modelos de carreras, que se mantiene en 40.000 euros.

Veremos si la casa japonesa es capaz de crear una Honda RVF1000 V4 por debajo de ese precio y que pueda reemplazar a la vetusta CBR1000RR en el mundial aunque de la Fireblade se espera una renovación con mejores prestaciones y electrónica manteniendo su polivalencia clásica.