¡Así luce la réplica Honda CB1100R de la MSX125 Grom!

Otra réplica sobre la Honda MSX125 Grom, una de las motos más carismáticas del catálogo de la marca, que ha servido de base para multitud de preparaciones y kits réplica a lo largo y ancho del mercado. En este caso traemos una mini Honda CB1100R.


La Honda MSX125 Grom es carne de cañón para multitud de kits y réplicas en miniatura, prueba de ello es la última réplica que hemos encontrado: ¡Honda Grom CB1100R!

La empresa japonesa TTR Motors es en esta ocasión la madre de esta preparación y/o réplica Honda CB1100R sobre una Honda MSX125 Grom. El resultado es inevitablemente espectacular y de lo más divertido. Para ello TTR Motors ha desarrollado un kit compuesto de un imponente carenado frontal totalmente réplica de la versión original, solo que en dimensiones reducidas. Vemos también un colín réplica, de una sola pieza, en fibra de vidrio, y lo más interesante, un basculante ligeramente alargado y con diseño de refuerzo inferior. Las llantas también son parte de nueva manufactura, así como el amortiguador, que apenas apreciamos un color dorado, bien podría ser mero color o bien podría ser una unidad Öhlins.

También vislumbramos un escape específico con un logotipo bien parecido al de la reputada marca de escapes japoneses Yoshimura, aunque la calidad de las fotos no nos permite confirmarlo. A ello se une un par de semi-manillares que van anclados directamente a las barras de la horquilla invertida de serie (aunque lleva pegatina Öhlins, ya sería mucho cantar....), sobre una tija también parte del kit TTR Motors.

Este kit de TTR Motors tiene un precio aproximado de 2.500 euros cada uno, por lo que empezamos a intuir que el escape es Yoshimura y el amortiguador Öhlins (en la botella de gas se puede leer la palabra ÖHLINS, pero nunca se sabe si es una pegatina....), no obstante cabe decir que hay multitud de kits de diferentes preparadores, como la reputada casa Tyga, y todos rondan los 2.000 euros/kit. Proporcionalmente son casi la mitad de la moto, pero es cierto que a final de cuentas, dispones de algo único, especial, divertido y llamativo por poco dinero.