Nada como una Honda CR500 reconvertida para jugar en la nieve. Eso es lo que debió pensar Evan Hoge, el creador de esta espectacular preparación que ha bautizado como Timbersled Monster, desarrollada junto a la empresa norteamericana y que nace de una CR500 a la que Hoge ha dotado de todo lo necesario para surcar la nieve.

Evan Hoge es uno de los desarrolladores de productos de KliM, una de las marcas de accesorios más destacadas a nivel mundial en el apartado de las motos de nieve y también en el mundo del off-road. De la pasión por estas disciplinas y la combinación de ambas surge esta preparación de Hoge, que toma como referencia el chasis de aluminio de una Honda CR125R de 2003 y lo conjuga con el motor de una CR500R de 1997.

Hoge ha trabajado minuciosamente en el motor y en un escape personalizado, además de reforzar el sistema de embrague. Y, por supuesto, para darle el toque 100% de moto de nieve, colocó un esquí en el eje delantero y una oruga en la parte trasera. En el vídeo que encontrarás a continuación, podrás ver cómo se desenvuelve esta bestia sobre la nieve...