El Brexit, factor clave del cierre de Honda en Reino Unido

La incertidumbre creada por el Brexit forma parte del escenario en el que Honda ha decidido cerrar su fábrica de coches en Reino Unido.


Honda ha anunciado que en 2021 cerrará su fábrica situada en la localidad de Swindon (Reino Unido). El cese de la actividad en esta planta dejará en la calle a nada menos que 3.500 empleados y la decisión viene dada por «la necesidad de reestructurar la producción en un contexto de cambios sin precedentes en el mercado mundial del automóvil», según indica en un comunicado aludiendo a la irrupción del vehículo eléctrico. Sin embargo, a nadie se le escapa el contexto en el que se encuentra Reino Unido, con su proceso de Brexit estancado tras las últimas negociaciones con la Unión Europea y la situación de bloqueo interno del gobierno de Theresa May que podría incluso obligarle a repetir el referéndum sobre la salida de la UE.

La electrificación sirve de ‘excusa’ para revisar y concentrar los procesos de fabricación en otras regiones con mejor economía de escala. Esto obligará a cerrar Swindon, que ahora produce unos 150.000 coches al año y que dirá adiós con el fin de la fabricación del actual Honda Civic.

Sin duda, el panorama que se dibuja en este momento incierto sobre el Brexit es tormentoso y el mundo del motor, como en otros sectores, prevé bastantes problemas, sobre todo en la aplicación de nuevos aranceles que harán encarecer las importaciones y exportaciones en Reino Unido. En la fábrica mencionada no se producen motos, pero el Brexit afectará a los clientes británicos con nuevos impuestos en las motos (8% en motos de más de 250 cc y 4% en las de menos de ‘dos y medio’) y accesorios (3,7%). Esto unido a la entrada en vigor de la desaparición de los aranceles para las motos japonesas en Europa, complica aún más la competitividad de marcas como Triumph en la UE.