Honda Africa Twin Kalahari, así se llama la preparación de Maria Motorcycles

Maria Motorcycles es una casa de preparaciones portugesa, y han dado vida a una vieja Honda Africa Twin XRV750 que estaba en sus últimos días de vida, bautizándola como Africa Twin Kalahari.


En Maria Motorcycles han tomado un proyecto con cierto reacio: modificar una Honda Africa Twin XRV750. Se trata de una moto en el umbral previo a la mitificación o al estadío de «leyenda». A pesar de ello y por petición del cliente, quien les trajo una Honda XRV750 en muy mal estado, decidieron meterle mano y modificar una Africa Twin.

Evidentemente, para la mayoría de aférrimos al mítico modelo de Honda, la Africa Twin, este artículo pueda resultar un doloroso desgarro en sus corazones, pero lo cierto es que «quien paga manda», y desde Maria Motorcycles aceptaron el desafío a regañadientes. El encargado del proyecto, Luis Correia tomó esta Africa Twin XRV750 de 1992 en estado desastroso, pseudo abandonada y con bastante óxido, para que con ayuda de su equipo, lograran tornarla en su última obra, la Honda Africa Twin Kalahari:

«Aceptamos a regañadientes, porque una moto como esta no es una camino fácil. Hay muchas limitaciones cuando se trata de motos refrigeradas por agua: generalmente tenemos muchas partes que esconder y para quitar de la moto, al margen de la profanación del mito Africa Twin» – comentaba Luis Correia.

El proyecto comenzó bajando el motor y restaurándolo desde cero. También eliminaron toda la pintura del motor y lo dejaron con una mezcla de acabado en bruto y pulido.

«Con este toque el motor parece que es de una moto clásica de los años 70» – añadía Luis.

Por supuesto, todo el ciclo ha sido desmontado, pero no se ha sustituído por completo. Por ejemplo las horquillas delanteras de 43 mm simplemente se han endurecido y se han colocado un pelín más bajas respecto la tija. La suspensión trasera Pro-Link si se ha sustituído por un nuevo amortiguador. Las ruedas se han reconstruído con nuevos radios y ahora porta una llanta delantera de 19″ (en vez de 21″). Toda la carrocería se ha desmontado, y dejando únicamente el depósito de gasolina original, aunque se ha modificado ligeramente para aumentar su cubicaje. Tras el depósito nos encontramos con un asiento a medida, tapizado en cuero marrón. Este asiento se sitúa sobre un nuevo subchasis personalizado al completo desde cero y con una bandeja eléctrica de aluminio en la parte inferior. El motor ahora carece de airbox y la admisión de aire es mediante filtros deportivos y cuenta con un escape Danmoto.

La estética final de esta Honda Africa Twin se asemeja más a un vehículo de operaciones de Mad Max qué a una XRV750, pero ese era un poco el estilo que buscaba el cliente. A pesar de la imagen que pueda ofrecer, tiene acabados muy bien terminados, como el guardabarros trasero que encaja perfectamente con la caja de la batería y con un guardabarros adicional más abajo para mantener todo limpio. El faro trasero está escondido bajo el guardabarros superior y la matrícula está montada en un soporte artesanal tras la rueda.

El cableado principal también requirió saneamiento completo y una nueva instalación, con un nuevo interruptor de encendido, ahora posicionado bajo el asiento. En la posición de mandos esta Africa Twin Kalahari cuenta con un manillar y puños Renthal, además de un nuevo faro delantero e instrumentación.

«Ahora la moto arranca siempre a la primera y no tiene ningún problema de ningún tipo, lo que demuestra que siempre fue una moto con mucha fiabilidad. Es divertido de manejarla, incluso fuera de la carretera, y la suspensión más rígida y la rueda más pequeña en la parte delantera la hacen aún mejor para la conducción en ciudad» – comenta Luis Correia.

Comienza siempre y no tiene ningún problema de ningún tipo, . «».

Desde Maria Motorcycles han decidido bautizar esta Honda Africa Twin como ‘Kalahari’, en tributo a uno de los desiertos más secos del continente, que es exactamente donde les gustaría probarla y ubicarla.