Barberá deja el Mundial de Supersport tras una situación surrealista

La parrilla del Mundial de Supersport no seguirá contando con Héctor Barberá. El piloto valenciano dejó el campeonato en MotorLand Aragón después de que desapareciera su moto del box. El equipo denunció el robo y el Team Manager, Imre Toth, apuntó a Barberá como uno de los posibles artífices del mismo.


La aventura de Héctor Barberá en el Mundial de Supersport 2019 termina (al menos, momentáneamente) de la forma más insólita. Después de las dos carreras del año, en Phillip Island y Tailandia, el valenciano ocupaba la cuarta posición de la clasificación provisional del campeonato tras haber acabado cuarto y séptimo, respectivamente, en esas citas.

Sin embargo, las tiranteces entre el de Dos Aguas y el Team Toth, estructura con la que ya había corrido en 250cc en 2008, ya habían empezado en Tailandia. Barberá llegó a MotorLand Aragón con la promesa de contar con un nuevo motor y se encontró en el trazado aragonés con que seguía utilizando el mismo que en Buriram. El propulsor de su Yamaha YZF-R6 ya contaba con un elevado kilometraje y Barberá empezó a sopesar la posibilidad de no disputar la carrera de MotorLand.

El golpe de efecto llegó definitivamente el domingo. A primera hora de la mañana, los componentes del Team Toth abrieron el box y se encontraron con que la moto de Barberá no estaba. El valenciano no podía disputar ni el warm up ni la carrera. Su moto estaba en paradero desconocido y, mientras tanto, el propio Héctor colgaba un comunicado en sus redes sociales en el que decía lo siguiente:

«Hasta aquí hemos llegado. Por mi seguridad y por la seguridad de los demás pilotos hoy no podré salir a la carrera, no tenemos medios. Y lo que empezó como un sueño acaba como una pesadilla. Los problemas de impagos y de cumplimiento del acuerdo entre el que tenía que ser nuestro patrocinador principal y el equipo hacen que esta aventura en SSP termine hoy, en casa, en una carrera que me hacía especial ilusión, sin que ni siquiera pueda correr la carrera.

Empezamos este proyecto con mucha ilusión, estrenando todo el material en Australia y sin entrenar, con una moto prácticamente de calle y aún así, con lo mínimo imprescindible en la parte técnica conseguimos acabar cuartos. Después de esa carrera comenzaron los problemas financieros y eso hizo que tuviese que disputar la carrera de Tailandia sin apenas recambio y con un motor con demasiados kilómetros. Aquí la situación es la misma, pero ya no podemos estirar más lo que tenemos, y por responsabilidad no debo ni salir a pista.

La moto de Héctor Barberá. Yamaha YZF-R6 2019 (Foto: WorldSBK.com)

Estoy cuarto del campeonato, y creo que con un material normal podría haber sido muy competitivo y haber cumplido mi objetivo para este año, que sobre todo era disfrutar y volver a sentirme piloto. También el equipo tenía esa ilusión, desde el dueño hasta el último mecánico. Me da mucha rabia, porque me siento muy bien y estoy trabajando como nunca. Pero no me voy a rendir y voy a seguir entrenando para estar preparado por si surge alguna posibilidad de seguir con lo que más quiero, que es pilotar.
Siento mucha rabia e impotencia, en la tercera carrera con estos medios y después de estar CUARTOS en la clasificación general, no nos queda otra que aceptar esta situación y seguir peleando como he hecho en estos años.

Lo siento en el alma por todo el mundo que ha venido a ver las carreras y no podré estar en pista, por todos mis seguidores, y por toda la gente que siempre me está apoyando».

El robo de la moto, el gran misterio


En dicho comunicado, Barberá no menciona la desaparición de la moto, sobre la que habló después Imre Toth, expiloto y actual jefe del equipo. El húngaro dio su versión de los hechos en el diario MARCA«La moto debe estar en el paddock. La seguridad es grande. Yo hice mi trabajo: hablé con la policía y espero que la encuentren. Espero que mi moto vuelva. Es una buena moto, con buenos mecánicos. Se vio que tuvimos buenos resultados. No sé qué ha pasado con Héctor. A las dos de la mañana recibí un mensaje diciendo que él no quería correr, que la moto era una mierda. El sábado tuvo una pequeña caída cuando era tercero en el primer sector. Se podía clasificar ‘top 7’. También tenía ritmo. Héctor es muy buen piloto, pero personalmente… se vio lo que hizo Sito Pons. Es extraño».

Pero hubo más: en dichas declaraciones, Toth no dudó en señalar a Barberá como posible autor del robo de la moto: «Héctor no quería correr y para él era mejor venir y coger la moto».

Antes, en Teledeporte, Toth también había acusado a Barberá: «Es posible que Héctor no quisiera correr esta carrera con esa moto, así que era mejor pensar en venir y coger la moto para poder comunicar a los medios y a los aficionados que la moto no estaba aquí y, como consecuencia, no podía correr».

Una vez confirmaron la desaparición de la moto a Dorna y a los responsables de MotorLand Aragón, el Team Toth denunció el robo a la Guardia Civil, que acudió al box y se personó también en la autocaravana del piloto español. Barberá les facilitó información y números de teléfono para seguir investigando este caso.

En su versión de los hechos, comentada a MARCA, Barberá aseguró que hasta buscaron una solución de emergencia para poder correr en MotorLand Aragón con un nuevo motor. Primero, tratando de buscar pistones en algún concesionario oficial de Yamaha y después poniéndose en contacto con Alemania: «Hasta llamamos a Alemania, planteamos un viaje con un preparador para tener un motor en el primer vuelo de la mañana. Ya ni siquiera mirábamos los costes, que son a nuestro cargo, porque era un año en el que había que apostar deportivamente. Yo no iba a cobrar dinero, ya lo sabía de antemano, pero los mecánicos sí tenían pactado un dinero», expuso el de Dos Aguas.

Por su parte, Toth mantiene la idea de correr este fin de semana en Assen si recupera la moto. Asegura que esta pérdida no se la cubre el seguro: «No tiene matrícula, es una moto de carreras, no la aseguran porque hay caídas y otras cosas. No tengo un seguro de 50.000 euros que quiera cobrar», subrayó en MARCA.

Aún queda mucha tela que cortar y muchas dudas por resolver en este caso. Continuará…