Héctor Barberá, ambicioso de cara a la temporada 2017

En una entrevista realizada por el servicio de prensa del Avintia Racing, Héctor Barberá habla sobre sus objetivos para 2017 y las sensaciones que tuvo sobre la Ducati Desmosedici GP16 en los test de Valencia y Jerez.



Después del salto de calidad que dio el pasado año a pesar de llevar una Ducati Desmosedici GP14.2, Héctor Barberá plantea la temporada 2017 con metas más ambiciosas. Y es que el piloto del Avintia Racing contará con una Desmosedici GP16, una montura más competitiva con la que quiere estar más cerca de las primeras posiciones.

Héctor completó un fantástico 2016 en el que incluso estuvo situado más de media temporada como el mejor piloto Ducati en la clasificación del campeonato, superando en varias ocasiones a los pilotos oficiales de la marca italiana. Acarició el podio en citas como las de Sachsenring, Brno o Sepang, y consiguió con un cuarto puesto su mejor resultado en una carrera de MotoGP, un bagaje que incluso le hizo entrar en la órbita del equipo oficial de Ducati para sustituir a Andrea Iannone en Japón y Australia.

Contando con la GP16 en sus manos y tras haber encontrado una gran estabilidad junto al Avintia Racing, equipo en el que cumplirá ya su quinta temporada, Barberá afronta con muchas ganas el nuevo año: «Me encuentro muy bien, este año he cambiado la preparación física y llego a Malasia en muy buena forma. El año pasado también llegué muy bien, pero hemos cambiado la forma de entrenar y hemos hecho bastantes días de moto. Mentalmente también estoy mejor que nunca, llego muy fuerte y no he sufrido lesiones durante el invierno, lo que siempre es importante. También tenemos una moto mejor, el equipo también se ha reforzado y por eso empezamos con las expectativas bastante altas», comenta el de Dos Aguas.

Barberá ya tuvo experiencia con la GP16 en las dos carreras en las que sustituyó a Iannone el pasado año, pero afirma que llevarla sin alerones -están prohibidos para 2017- «se nota bastante». No obstante, acabó satisfecho con el rendimiento en los entrenamientos de noviembre en Valencia y Jerez, pese a que hubo algún sobresalto: «Tanto en Valencia como en Jerez rodamos bastante rápido, pero en los dos circuitos el último día se rompió algo en el cambio y eso nos impidió bajar más los tiempos. Pero creo que hemos detectado el problema. Si todo va según lo previsto tendré dos motos en Sepang y eso nos permitirá trabajar mejor».

El valenciano tiene claro que quiere dar un paso adelante con respecto a la temporada anterior e incluso piensa en el top 5, aunque asegura que plantearse objetivos a día de hoy «es complicado porque ni siquiera hemos hecho el primer test, pero sin duda que el objetivo sería acabar el año sexto o séptimo y movernos en esas posiciones en cada carrera. Siendo ambicioso me gustaría estar regularmente entre los cinco primeros, y es algo factible, porque tenemos moto, equipo y piloto, así que, ¿por qué no?».

Por último, sobre las nuevas incorporaciones de Ducati, tiene claro el potencial de Lorenzo y sitúa a Bautista y a Redding como dos rivales a batir: «Para mí Ducati ha hecho dos buenos fichajes este año, Lorenzo y Bautista, porque creo que Álvaro también lo puede hacer muy bien, las motos van a estar más igualadas y eso va a permitir que los pilotos satélite estemos más arriba. Jorge fue muy rápido en su debut con la Ducati en Valencia, es un piloto con muchos campeonatos y seguro que estará delante luchando por ganar carreras. El campeonato el primer año no lo sé, pero carreras ganará seguro. Álvaro y Redding llevarán la misma moto que yo, así que serán los primeros a los que tendré que batir. Pero no solo ellos, para mí hay 22 pilotos más en la parrilla, y cuantos más pueda dejar por detrás, mejor».