Pone fin tras una nefasta experiencia en 2017

Tras los múltiples problemas que ha tenido esta temporada en su regreso a las Road Races junto al equipo oficial de Honda, Guy Martin ha decidido parar y retirarse nuevamente de la competición.



Corría el mes de enero cuando se anunciaba oficialmente el regreso de Guy Martin a las Road Races después de un año de ausencia. La vuelta a la competición de la mano del equipo oficial de Honda colmaba de expectativas tanto a la estructura del ala dorada como a Martin y a todos los seguidores del carismático piloto británico, que afrontaba una buena oportunidad para conseguir su primer triunfo en el TT de la Isla de Man.

Sin embargo, el proyecto de Honda este año en el mundo de las Road Races ha resultado ser nefasto. Todo se empezó a torcer cuando un fallo mecánico propició la grave caída de John McGuinness en la North West 200, un incidente que dejó a “Mr. Pint” fuera de esa carrera y del resto de la temporada tras las duras lesiones sufridas, mientras que Honda y Guy Martin tampoco salieron a la carrera de Superbike por precaución.

El siguiente objetivo de Martin era el más ambicioso, el TT de la Isla de Man, pero las cosas fueron todavía peor. Una rápida caída en la carrera de Superbike del IOMTT después de que le entrase un punto muerto hizo saltar todas las alarmas, y acabó antes de tiempo con la participación del británico y de Honda en el Tourist Trophy, renunciando a correr en el Senior TT por los problemas que estaban teniendo con la nueva Honda CBR1000RR.

El último desafío de esta temporada iba a ser el Ulster GP, pero recientemente se conoció que Guy Martin tampoco estaría en esta carrera. Su descontento con el nuevo proyecto en el que se embarcó esta temporada era patente y ha acabado con su motivación en su regreso a las carreras: «La Fireblade era como montar un cerco. Dicen que me había perdido, pero no me importa una mierda», relata sin pelos en la lengua el de Grimsby.

En declaraciones a MCN, Guy Martin expone las razones que le han llevado a volver a aparcar la competición: «Las carreras han estado bien para mí, pero estoy aburrido de ellas. Dedicas la primera parte del año a preparar la temporada, probando, compitiendo, hablando sobre ello, y luego a hacer todo de nuevo. Es como el Día de la Marmota. Es tiempo de parar». Así pues, el polifacético piloto británico deja de nuevo la competición a sus 35 años después de una temporada caótica que ha acabado con su paciencia y con su motivación. Martin se centrará, entre otras cosas, en su paternidad, prevista para el próximo mes de octubre.