Los pilotos decidirán si se puede correr en caso de lluvia

La previsión meteorológica para este fin de semana en Qatar, con probabilidades de lluvia de más del 50%, podría traer cambios en la celebración de la primera cita de la temporada.



Es muy poco usual que llueva en el desierto, pero el líquido elemento podría convertirse en un gran escollo para la disputa del primer Gran Premio de MotoGP 2017, programado para este fin de semana en Qatar.

La lluvia ya alteró los planes de los equipos de Moto2 y Moto3 la pasada semana en los test oficiales, en los que ambas categorías sólo pudieron rodar una jornada de las tres previstas por las constantes precipitaciones que cayeron sobre el circuito de Losail.

Las previsiones adversas se mantienen de cara a este fin de semana, lo que pone en duda el transcurso de la cita inaugural de la temporada. Las probabilidades de lluvia son altas para jueves, viernes, sábado y domingo, por encima del 50% incluso en los dos primeros días, lo que podría impedir que haya actividad en pista, ya que las condiciones de lluvia podrían suponer un peligro por el reflejo de los focos.

Pese a que Franco Uncini y Loris Capirossi -máximos responsables de la Comisión de Seguridad- aseguraron tras un test reciente que se puede rodar en estas condiciones, serán los pilotos los que tomen la decisión. Así lo destaca Mike Webb en declaraciones a Motorcycle News, en las que afirma que en caso de lluvia los pilotos de MotoGP tendrán la posibilidad de probar en esas condiciones y, si no hay unanimidad, no se correrá: «Le hemos dicho a los pilotos y a los equipos que estén preparados para probar en mojado y que nos digan sus sensaciones, si es posible correr o si tenemos que hacer algo más. Haremos el test si tenemos la oportunidad, pero no vamos a disputar la carrera a menos que todos los pilotos hayan probado en mojado y estén de acuerdo en que la pista está bien para correr», destaca Webb.

A esto cabe añadirle que sólo los pilotos de MotoGP podrían disputar el Gran Premio en caso de lluvia, ya que Dunlop, suministrador de Moto2 y Moto3, no tiene preparados neumáticos de lluvia para Qatar. Así las cosas, la celebración de la primera ronda de MotoGP 2017 aún está en duda y dependerá de cómo evolucionen las condiciones meteorológicas y de la decisión que tomen los pilotos.

No sería la primera vez que la lluvia altera el transcurso del GP de Qatar, algo que ya hizo en 2009, cuando la carrera de 125cc se disputó a cinco vueltas -se repartieron la mitad de puntos-, se acortó la de 250cc y la de MotoGP se tuvo que pasar al lunes.