Valentino Rossi se reencontraba con la victoria en la cita inaugural del año tras haberlo hecho por última vez el año pasado en Phillip Island. El italiano se aferraba a un ritmo de 55 bajo, siendo el único en mantenerse en esos registros, vuelta rápida incluida. Con un quinto puesto como mejor posición en los libres, su victoria 109 estuvo trabajada en el día de la carrera, demostrando que el nueve veces campeón es un piloto de domingos.

Imágenes | Movistar Yamaha / Repsol Honda

Parar el cronómetro constantemente en 1:55 era condición indispensable para optar al podio en Qatar. Tras lo visto en entrenos, Marc Márquez era el favorito a la victoria. El piloto de Honda solo necesitó cinco vueltas para marcar un 1:55 bajo en el primer libre, para después mostrarse cómodo bajando a esos registros frecuentemente. El segundo libre traía consigo el primer 1:54, por parte de Marc, para que en el tercer entreno mostrase relativa constancia rodando en esos tiempos, unos cronos que le harían liderar los dos primeros días con su compañero de garaje siempre cerca. Mientras Marc dominaba, el ritmo de Ducati y Yamaha era, a duras penas, de 1:55 altos, a excepción de un solo 1:54, obra de Iannone en el FP3. El domingo por la noche, Rossi se encargó de darle completamente la vuelta a la tortilla.

Valentino Rossi, el mejor ritmo de todos

Il Dottore había sido capaz de parar el crono en 1.55 bajo en solo dos ocasiones en todas las sesiones de entrenos -sin contar la Q2-: 55.1 y 55.3 en la última salida del FP3. Sin embargo, en carrera el italiano consiguió enlazar hasta cinco vueltas en ese ritmo ganador, siendo el único piloto de la parrilla capaz de hacerlo con asiduidad. Estas vueltas coincidieron con los primeros compases de carrera, cuando Valentino obtenía vía libre para dar caza al trío de cabeza. Su diferencia con Iannone se redujo desde los 2.7 segundos hasta cero en solo cinco vueltas -de la cuatro a la nueve-, marcando entre ellas la vuelta rápida de carrera: 1:55.267 en la vuelta cinco, +0.114 del récord de Stoner en 2008.

Ritmo Rossi - Motorbike MagazineSubiendo al 1:56 en el ecuador de la carrera -todos los de cabeza lo hicieron-, Rossi volvía a imponer el 55 bajo en el final de carrera -tres últimas vueltas- para terminar consiguiendo la primera victoria del año, algo a lo que Dovizioso se vio obligado a sucumbir; 55.3 de Rossi frente al 55.4 de Dovi, que suponía la mejor vuelta para el de Ducati. Esto nos habla muy bien de Bridgestone y sus neumáticos para esta campaña, un año más, siendo capaces de dar un rendimiento equilibrado desde principio hasta final de carrera, y sobre todo, de Rossi, capaz de ser igual de veloz 20 vueltas después. Mientras tanto, las Yamaha no se encontraban ni entre las diez motos con más velocidad punta -340 km/h de media para Rossi-, situación muy distinta a la de Honda, las dos motos más veloces de la parrilla, o Ducati, rozando también los 350 km/h, el top conseguido por Márquez. Podéis consultar esos datos aquí.

Mientras Rossi tuvo la osadía de bajar al ritmo ganador en Qatar, los tres pilotos que empezaban liderando la carrera no fueron capaces de registrar esos cronos. Dovizioso establecía su ritmo en el 55 alto -11 vueltas- para marcar una sola de ellas en 55 bajo, un tiempo que cayó en su última vuelta. Iannone no consiguió ningún registro por debajo del 55.5, registrando diez en el medio-alto. Por su parte, Lorenzo tuvo dos partes de carrera bien diferenciadas: la primera, donde tenía ritmo para ganar, con su vuelta rápida en el segundo giro -55.4, segunda mejor vuelta de la carrera- y enlazando diez en 55 medios-altos. A partir de la vuelta nueve, cuando Dovi le quitaba el liderato en la frenada de la primera curva, su ritmo pasó al 1:56.

Honda, sin cumplir con las expectativas

Repsol Honda - Motorbike MagazineBien distinto habría sido el ritmo de Marc si hubiese sido uno de los pilotos de cabeza. Su error en la primera curva no le dejó vía libre hasta el octavo giro, donde comenzaba la caza de Pedrosa. Su ritmo se mantuvo en el 55 alto, para bajar al medio mientras se acercaba a Dani. El de Cervera no registró ningún 55 bajo, pero sí logró ser más constante rodando en el medio-alto de ese segundo -13 vueltas-. Mientras tanto, el ritmo de Pedrosa fue un segundo más lento; el de Castellar rodaba permanentemente en el 1:56 medio, parando el crono en 55 en solo cuatro ocasiones, curiosamente en la primera parte de carrera, quizás coincidiendo con los problemas físicos que han obligado a Dani a retirarse indefinidamente de la competición.

Análisis del vuelta a vuelta por piloto aquí

Análisis de la carrera por vuelta aquí