Analizamos las maletas laterales GIVI Trekker Alaska y el top case Trekker Outback

Para poner a prueba a este conjunto de maletas como se merece, contamos con la colaboración de nuestro compañero Jaime de Cabras Sobre Ruedas, que se ha prestado voluntario para probar a fondo las nuevas maletas GIVI Trekker en su incombustible –y ya icónica– KTM 990 Adventure.


Es indudable que el segmento trail está en auge, y con él la variedad de accesorios disponibles para convertir tu moto en tu inseparable compañera de viajes y aventuras. Si hay un accesorio que indudablemente está asociado a ello son las maletas de aluminio, robustas y prácticas, indispensables si lo tuyo son los grandes viajes sea por carretera o por campo.

Tan específico escenario requiere de un ojo experto para poner a prueba un producto como éste, de concepto sencillo, pero pensado para un público realmente exigente. Así es que hemos contado con la colaboración de nuestro amigo Jaime Lozano (Cabras Sobre Ruedas), que ha montado este set en su compañera inseparable para, después de comprobar de primera mano cómo es el montaje y uso, darnos su opinión tras usarlas en diferentes condiciones.

Así son las nuevas maletas laterales GIVI Trekker Alaska y el baúl GIVI Trekker Outback.

Novedades y características de las GIVI Trekker Alaska/Outback

Las Trekker Alaska son las nuevas maletas laterales de aluminio de GIVI, recién llegadas al mercado tras su presentación en el pasado salón de Milán. Estas maletas completan la gama adventure dentro del catálogo de la marca italiana, en este caso con una capacidad de 36 litros y disponible en dos acabados: aluminio o negro mate. Se utilizan materiales de alta calidad en su fabricación, combinando aluminio con acabado mecánico en el cuerpo, acero inoxidable en las bisagras y tecnopolímero reforzado para los perfiles y puntos de fijación para cinchas o correas.

Para su fijación a la moto, utilizan el sistema Monokey, un tipo de anclaje que comparten múltiples maletas del catálogo de GIVI, que te permite tener varios tipos de maleta para una misma moto, o varias motos y usar las mismas maletas de manera indiferente. Respecto a otros modelos existentes de la marca, las Trekker Alaska presentan importantes mejoras, como el cambio de posición para desanclar la maleta, que ahora incorpora un nuevo sistema de cable para accionar el cierre, un asa integrada en la bisagra de la tapa para facilitar su transporte o la incorporación de 4 puntos de fijación para cinchas o correas.

Otra de las soluciones más llamativas es la incorporación de un gancho mecánico en la parte trasera, que permite desanclar la maleta y funcione como tope, quedando la maleta inclinada ligeramente sin llegar a soltarse, lo que permite que no se caiga por error al desanclarla, o bien poder abrirla sin desmontarla completamente cuando la moto cuente con un top case de grandes dimensiones. Para finalizar, se ha mejorado la resistencia y absorción de vibraciones de los bastidores laterales, así como la impermeabilidad para proteger el contenido frente al agua y polvo, gracias a la incorporación de juntas estancas industriales y la utilización de respiraderos para evitar variaciones de presión.

Respecto al top case, contamos en esta ocasión con el GIVI Outback 42. Las maletas Outback comparten muchas características con las Trekker, como su fabricación en aluminio y su disponibilidad en acabados natural y en negro. En este caso, hay dos versiones disponibles, una de 42 litros de capacidad y otra de 58. Utiliza también el sistema Monokey para su fijación a la moto e incorpora 4 pasa correas en la parte superior que dan la posibilidad de cargar otra bolsa encima. En su interior, se incluye de serie una alfombrilla de material suave, que permite absorver los golpes para proteger el contenido de la maleta en marcha.

A continuación te detallamos el listado de precios* y versiones disponibles de las GIVI Trekker Alaska y Trekker Outback:

  • Trekker Alaska (Pack 2 ud.): 568 €
  • Trekker Alaska Black (Pack 2 ud.): 624 €
  • Trekker Outback 42: 366 €
  • Trekker Outback 42 Black: 406 €
  • Trekker Outback 58: 464 €
  • Trekker Outback 58 Black: 510 €

*Precios recomendados de venta al público. Incluyen IVA.

Ver más

Prueba y opinión de las GIVI Trekker Alaska/Outback

Para empezar, hemos de hablar del sistema de anclaje Monokey. Aunque variará según el modelo de moto, en nuestro caso el montaje de las barras de sujeción ha sido bastante sencillo. No hay que ser un experto mecánico para instalarlas, simplemente con algo de paciencia y siguiendo las instrucciones, puedes hacerlo perfectamente en casa en la mayoría de los casos. Una de las ventajas del sistema Monokey, es que GIVI ha conseguido mantenerlo durante años y eso ha permitido que, tanto si tienes una moto algo antigua como si es de última hornada, seguramente exista un sistema de anclaje compatible con un amplio catálogo de maletas de diferentes estilos y capacidad. Eso sí, en algunos casos es necesaria la instalación de unos suplementos en los soportes laterales, unas pequeñas arandelas que sirven de "actualización" de los soportes ya existentes y que encajen perfectamente con estos modelos recién lanzados al mercado.

Las Trekker Alaska tienen una capacidad de 36 litros. Realmente existen modelos de más capacidad, en las que incluso podrás meter un casco, pero en condiciones normales encontrarás un compromiso bastante acertado en el tamaño de estas maletas, que no sobresaldrán demasiado lateralmente, pero con una capacidad de almacenamiento bastante generosa. Entre sus novedades, la característica más llamativa es el Hold It Easy System, una pequeña pestaña instalada en la parte trasera de cada maleta, que funciona como tope a la hora de desengancharlas, de forma que se separa de la moto inclinándose hacia afuera, pero sin llegar a descolgarse. Es un sistema bastante práctico que evita que se te caiga la maleta accidentalmente y que además te permite abrirlas sin desmontarlas totalmente, si tienes instalado un top case muy grande. Es una pieza que viene desmontada y puedes elegir no usarla, pero en nuestra opinión, es muy recomendable.

En el día a día, su utilización es bastante cómoda. En general son unas maletas muy ligeras a la vez que resistentes, lo que hace que el conjunto de la moto no aumente de peso más de lo necesario, pero tu equipaje vaya protegido y las maletas se mantengan firmes con el conjunto de la moto tanto si pillas un bache como si directamente tu ruta es por el campo.

En nuestro caso el top case no estorba a la apertura de las maletas laterales, que se abren con facilidad girando la palanca en un lateral. Al abrirlas se mantiene la tapa arriba y no incluye el típico cable para hacer tope, hace el trabajo la propia bisagra, por lo que no estorbará en ningún momento al cerrar haciendo el efecto guillotina y fastidiando las juntas. Un detalle de agradecer, es que se incluye una tercera cerradura con el juego de maletas, que puedes utilizar como en nuestro caso para montar en un top case que no necesariamente hayas comprado en conjunto. Así, puedes usar una sola llave para las tres maletas.

Entre sus virtudes, las GIVI Trekker Alaska presumen de una muy optimizada impermeabilidad, una característica notable para cualquier aventurero, en especial para protegerse de la lluvia y el polvo. Concretamente, su grado de protección es el IPX4, un nivel que garantiza que tus cosas lleguen secas y limpias en condiciones adversas normales –lluvias intensas: OK, practicar buceo con ellas: igual no tanto–. Esto se consigue gracias a las juntas, que proporcionan un cierre bastante hermético pero gracias a los respiraderos que incorpora, que entre otras cosas, evitan también que se haga "efecto ventosa" y se queden bloqueadas con los cambios de presión.

También se agradece que se incluya un asa en el lateral para transportar las maletas. Opcionalmente, existe un accesorio que se instala en la tapa, anclado a los pasa-correas de las esquinas, para poder transportarlas en horizontal. La verdad es que vale la pena echar un vistazo al catálogo de accesorios, seguramente encontrarás artilugios muy interesantes y prácticos para tus viajes.

En definitiva, pocos fallos se len pueden encontrar a estas maletas. Su diseño tiene ese punto clásico pero aventurero, de líneas algo toscas pero que tan bien le sientan a cualquier trail. La única pega en nuestro caso –por llamarlo de alguna manera– es que para la 990 Adventure solo está disponible el soporte del top case en el modelo de plástico rígido. Es perfectamente funcional, pero quizá no acompaña tanto a la estética como el soporte SRA7703 fabricado en aluminio –disponible por ejemplo para la KTM 1190 Adventure–.

Como sabrás, este tipo de accesorios no son un extra barato, si quieres maletas de aluminio y que sean de calidad hay que rascarse el bolsillo. En nuestra opinión, las de GIVI están a un nivel calidad-precio al que pocos pueden competir, una de las maletas más asequibles y de mejor calidad del mercado. El tiempo y los kilómetros dirán la última palabra, pero por lo pronto –y teniendo en cuenta que se pueden adquirir piezas de recambio si tienes algún percance–, pinta que tendremos maletas durante muchos años.

Ver más

Vídeo-prueba de las GIVI Trekker Alaska/Outback

Galería de fotos

Deja una respuesta

Volver a la home