La temporada pasada nos ofreció pinceladas sobre el potencial de la nueva Desmosedici y la acertada decisión que supuso el borrón y cuenta nueva que hicieron los ingenieros de Borgo Panigale tras el paso de Valentino Rossi por el equipo. La tercera actualización de la GP14, con la que los pilotos acudieron al primer test de Sepang, permitió a sus pilotos ocupar el top de la categoría. Ayer martes comenzaba el segundo test en el trazado malayo, y como estaba previsto, la GP15 debutó en pista. En dos días no se han mejorado los registros del primer entreno, pero las sensaciones, como comenta el Director general de Ducati Corse Luigi Dall´Igna, son positivas.

Fotos: Ducati Press

No estaba previsto que el máximo responsable de Ducati en los circuitos hiciese declaraciones, pero tras las buenas sensaciones mostradas por Iannone y Dovizioso, Luigi se decidió a sentarse con la prensa presente en Sepang para hablar de la situación. «He de decir que estoy contento», comenzaba reconociendo el director general de Ducati CorseDovizioso ha hecho 90 kilómetros e Iannone 150, y he de decir que, siendo consciente de que es sólo el inicio, y soy muy optimista de cara a que al finalizar estos test tengamos una situación mejor con la GP15 de la que teníamos con la GP14. Eso sería algo tremendamente positivo».

Preguntado por los tiempos, aún más lentos que en el primer test de Sepang, Luigi no dudaba en expresar su deseo de mejorar los registros -al fin y al cabo es lo que acredita/desacredita a una moto-, pero aclaraba que no es el objetivo del test: «El objetivo del test no es marcar un tiempo concreto, sino desarrollar el chasis, así que estamos tomando pocos riesgos en lo que al motor respecta, todavía hay un margen de tolerancia hasta que pueda dañarse. Estamos usando limitadores bajos y dispositivos similares. Nuestro programa nos debería permitir llegar a punto a la cita de Qatar». 

Luigi comenta que estar preparado para Qatar no sería otra cosa que correr con la GP15. Recordemos que la versión anterior de la Desmosedici, la usada en el primer test, aún sigue en el box y la intención es mantenerla ahí hasta que ya no sea realmente necesaria. «Mis pilotos son libres de utilizar la moto que quieran. Nunca he forzado a mis pilotos a subirse en una moto que no querían. Espero y confío que no sea así, pero aquí todas las opciones están abiertas». 

Andrea Dovizioso - Test Sepang 2 - Motorbike Magazine

© Ducati

«La GP15 ha confirmado muchas cosas que nos esperábamos, pero también nos ha avisado de pequeños problemas que tendrán que ser tratados. En general, de todos modos, estoy muy satisfecho» respondía el ingeniero italiano cuando se le preguntaba si la nueva moto había cumplido con las expectativas. Adentrándose en la técnica, Luigi destacaba de la GP15: «Hay un problema que es mayor que otros. La frenada es el punto que más nos preocupa. Hemos anticipado que habría algo de deterioro y por eso hemos ideado algunas soluciones, pero tendremos que verlo aquí en la práctica».

Las declaraciones de sus pilotos, Iannone y Dovi, han sido muy optimistas. El propio Andrea, según él sin retorcer mucho el gas aún, llegaba al box tras rodar con la nueva moto por primera vez a grito de «¡Gira!»refiriéndose a la mejora del nuevo prototipo en la entrada y paso por curva. Luigi no dudaba en bajar los ánimos cuando se le recordaba esta frase: «Se pueden tener ciertas sensaciones rodando tranquilo, pero prefiero que me lo diga después de marcar una vuelta récord (risas)».