Hace apenas dos meses tuve la ocasión de entrevistar a Dennis Noyes en Motorbike Magazine, una preciosa ocasión que nos brindó la oportunidad de, no sólo tener a Dennis como protagonista de nuestro quinto número, sino compartir con él una agradable tarde que terminó en una emocionante partida de billar.

Aquella entrevista la realizamos en un hotel de Cádiz donde Dennis se alojó junto con su hijo Kenny y Lana, la esposa de éste, durante los días que pasaron entre la primera carrera de la temporada del FIM CEV, celebrada en Portimao, y el GP de Jerez.

Dennis nos contó que la zona del hotel era muy agradable y apacible. Apacible salvo cuando llegaba el momento de la partida de billar con Kenny, que se había convertido en un momento de máxima rivalidad en el que ninguno de los dos daba su brazo a torcer. Por eso, y por el hecho de que había vencido en las dos últimas partidas, Dennis no quiso que nos fuésemos de allí sin presenciar una buena partida de billar al estilo americano.

Kenny, que estuvo entrenando mientras realizamos la entrevista, llegó puntual a la cita con el billar y, ante la impotencia de su padre, no dio le tregua hasta hacernos ver quién mandaba en aquella mesa y sé que, a pesar de que aquella derrota no entraba en los planes de Dennis, a él le hubiera gustado ver entre las fotos de aquella entrevista alguna foto de esa partida.

La siguiente vez que vi a los Noyes fue en Motorland Aragón, donde la mala suerte, o una carambola de destino, quiso que Kenny no pudiese disputar la tercera carrera de una temporada en la que defiende su título de Campeón del FIM CEV de Superbike.

Desde ese día, en compañía de su esposa Lana, de su madre Heidi y de Dennis, Kenny juega una complicada partida que nos tiene a expectantes y que todos deseamos que tenga en mejor desenlace posible.

¡Vamos Kenny, esta partida hay que ganarla a lo grande!
#FuerzaKennyNoyes