El proyecto Fuell evoluciona

Tras el prototipo de hace tres años, la versión definitiva de la futura moto eléctrica urbana del visionario americano ya rueda. Una nueva apuesta por la movilidad cero emisiones cuyas primeras unidades deberían entregarse en 2024.


Cuando a finales de los setenta Erik Buell corrió las 200 millas de Daytona, no podía imaginar lo que se le vendría encima. En 1983 dejó su trabajo como ingeniero de chasis de Harley-Davidson para construir su primera moto: la Buell RW 750. En 1998, Harley compró el 100% de Buell, hasta entonces una empresa independiente, manteniendo en catálogo esa peculiar familia naked sport con mecánica Sportster hasta 2009. Una segunda etapa con motos evolucionadas bajo la marca EBR (Erik Buell Racing) funcionó hasta 2015, poniendo fin al "sueño americano" de su fundador, aunque la marca ha resucitado este año en forma de tercera generación y otro dueño: Bill Melvin. Lejos de desanimarse, Erik cambió de registro para fundar Fuell (juego de palabras entre Buell y Cell) junto a otros emprendedores en 2019, esta vez especializada en motos eléctricas: la Fllow será su nueva criatura.

La Fuell Fllow no pretende ser una moto eléctrica más. Protegida por un manto de 21 patentes dispone de un motor de flujo transversal montado axialmente integrado en la rueda trasera, un paquete de baterías integrado estructuralmente en un chasis de magnesio (MonoStruct), frenado regenerativo y una instrumentación “conectada” multi-información (incluyendo detección de puntos ciegos y advertencia anticolisión).

La Fllow declara una cifra de par muy alta (750 Nm) para 180 kg de moto. Por supuesto, incluye control de tracción, control anti-caballito y control de deslizamiento, ideales para una máquina capaz de cubrir el 0-100 km/h en 3,5 segundos.

Al igual que sucede con nuestros ordenadores o smartphones, la moto "se actualiza" periódicamente: batería, motor, toma de carga rápida… Incluso se puede utilizar inicialmente con 15 CV y después potenciarla a 47 CV si se prefiere. Otro de sus puntos fuertes es la capacidad de carga, inédita en una moto: 50 l. de almacenamiento ideales para guardar el casco, la cazadora y otros pequeños objetos.

Según la información del prelanzamiento, el fabricante americano necesitará más de 3.000 reservas para lanzar una campaña de financiación colectiva, y FUELL debería realizar las entregas a principios de 2024. Su capacidad de trabajo les permitiría producir 15.000 unidades al año. En comparación con una moto equivalente de gasolina, la Fllow tiene un 60 % menos de piezas y se puede ensamblar un 40 % más rápido.

Deja una respuesta

  • Facebook
  • Linkedin
  • Pinterest
Volver a la home