Más seguridad en competición... y en la calle

En 2016 la FIM puso en marcha el FRHP, es decir, su Programa oficial de Homologación de Cascos de Competición. Desde entonces, el objetivo ha sido aumentar el nivel de seguridad de todos los participantes fijando un estándar de calidad común. Ahora les llega el turno a los cascos off road.


Parece que cuando tratamos el tema de la competición sólo nos viene a la mente motos y pilotos, pero no debemos olvidar un aspecto tan importante para la seguridad de los participantes como es el equipamiento y el rey de todos ellos: el casco.

El estándar de la primera fase (FRHPhe-01) estaba destinado únicamente a circuitos de velocidad y el primer casco homologado se introdujo en junio de 2019 (MotoGP) para, en enero de 2020, pasar al resto de disciplinas de circuito. El trabajo incluyó una evaluación de la protección contra impactos lineales de baja, media y alta velocidad, impactos oblicuos y penetración sobre 38 cascos de 22 fabricantes diferentes en las instalaciones del Laboratorio de Impacto de la Universidad de Zaragoza.

Ahora, arranca la segunda fase (FRHPhe-02), con la mirada puesta en los cascos off road, marcando así un punto de inflexión en las modalidades de Motocross, Enduro, Speedway y Cross-Country. La meta es definir un nuevo estándar más exigente que los del mercado (ECE 22.06, Snell M2020, JIS T8133, etc) que también supere al FRHPhe -01 actual. Se recomendará su uso en 2025 para hacerlo obligatorio en 2026 (excepto trial y streamliners).

Los cascos FRHPhe-02 han sido sometidos a una evaluación más exhaustiva, con impactos aleatorios por toda la superficie del casco. Esta fase también incluye nuevas pruebas de impacto contra yunques oblicuos, contra yunques hemisféricos (para medir las solicitaciones rotacionales generadas en los impactos), pruebas de extracción rápida de las almohadillas de la mejilla y la introducción de una fractura de cráneo (SFC). Una etiqueta de Homologación FIM (con código QR) cosida en la correa de la barbilla identificará cada casco, algo esencial para las verificaciones de los comisarios técnicos.

¿Y en la calle? ECE 22.06

Desde el 3 de julio de 2022, todos los cascos de motos comercializados y fabricados en Europa deben estar bajo homologación 22.06. Respecto a la anterior 22.05 las pruebas son más numerosas y exigentes, marcando diferencias sobre los puntos de impacto en el casco (antes 6 puntos y ahora 18). Anteriormente se realizaba una prueba de impacto a una velocidad de 7,5 m/s desde una altura de 3 metros. En la nueva homologación, existen 3 pruebas de impacto a diferentes velocidades (es decir, a diferente altura), para llegar a simular más condiciones de impacto en diferentes situaciones. Las pantallas también se evalúan y la prueba de impacto rotacional es más exhaustiva.

Deja una respuesta

  • Facebook
  • Linkedin
  • Pinterest
Volver a la home