Morbidelli, campeón ocho años y cuatro después del último título

Desde el último título de Valentino Rossi, en 2009, ningún italiano se hacía con un título Campeonato del Mundo de MotoGP. Franco Morbidelli, uno de sus alumnos en la VR46 Riders Academy, ha roto la sequía este domingo en Sepang al certificar la corona de Moto2.



Italia es, con diferencia, el país más laureado de todos los tiempos en lo que al Campeonato del Mundo de Velocidad se refiere. Los transalpinos brillaron desde que allá por 1949 se inaugurase lo que hoy conocemos como Mundial, y desde aquel primer título de 500cc de Umberto Masetti en 1950, las coronas mundialistas eran prácticamente una tradición para ellos.

75 se podían contar antes de este domingo, pero lo cierto es que los últimos años estaban siendo una travesía en el desierto hasta ahora desconocida para el motociclismo italiano. Desde aquel título de Valentino Rossi en la temporada 2009, el último de los nueve que atesora, ningún piloto de su país había vuelto a alzarse con una corona mundialista en el campeonato. Desde entonces, España había ganado 15, Alemania dos, Francia otros dos, Gran Bretaña uno, Japón otro -arrebatándoselo a Marco Simoncelli en la última carrera-, Australia otro, Sudáfrica otro… Pero Italia no, no había vuelto a ganar.

Ocho años de sequía, que se cumplieron el pasado 25 de octubre, eran muchos para Italia. Demasiados. Hasta que este domingo, Franco Morbidelli ha roto ese parón poniendo la guinda a una temporada excelente, aunque la consecución del título haya sido un poco más insulsa, ya que su principal rival no ha podido disputar la carrera por lesión y “Morbido” ha certificado el éxito antes de salir a carrera.

Franco-Morbidelli-titulo-Moto2_03

Pero el #21 es campeón sin discusión. Ocho victorias y 11 podios le han valido para lograrlo, cogiendo el relevo de su maestro, Valentino Rossi, en el circuito en el que se coronó por última vez. También ha recogido otro testigo magnífico, el de Marco Simoncelli, el que hasta hoy era el último campeón italiano en la categoría intermedia. Fue en 2008 y también lo consiguió en Sepang.

El motociclismo italiano trata de resurgir con una nueva hornada de talentos, la mayoría alumnos de la VR46 Riders Academy que encabeza Valentino. Él, que sigue luchando en MotoGP para lograr su décimo título, es a la vez el capitán de la nueva generación que espera recuperar la dinámica de éxitos que siempre ha sido habitual para Italia, para intentar frenar así la hegemonía que España ha ejercido en la última década.

Los cimientos ya están puestos y los frutos han empezado a recogerse con Franco Morbidelli, un talento que llegó desde el Campeonato de Europa de Superstock 600 con el título bajo el brazo y desembarcó en Moto2 en 2014 para, en cuatro temporadas, despegar hacia la cima. Ahora le espera MotoGP y un futuro muy prometedor por delante. Este romano de 22 años, con raíces brasileñas por parte de madre, ya cuenta con su hueco reservado en la historia del motociclismo junto a la bandera que más presencia tiene en el palmarés. Con esta, ya son 76 veces.