Lanzante Limited posee las últimas unidades de la Foggy Petronas FP1

Petronas y Carl Fogarty realizaron uno de los proyectos más fracasados del mundo de las dos ruedas. A pesar de ello, su producto, la Foggy Petronas FP1 recobra valor como rareza y la empresa británica Lanzante Limited dispone a la venta las últimas unidades.


La Foggy Petronas FP1 fue un bonito proyecto que se transformó en una desastrosa realidad. Se trata de un proyecto impulsado por Petronas y Sauber con el objetivo de fabricar una moto de carreras de SBK. A dicho proyecto se le unió Carl Fogarty, conocido piloto británico de diferentes disciplinas, como director de equipo. Al poco de comenzar, la escudería suiza Sauber abandonó el proyecto.

La moto Foggy Petronas FP1 fue diseñada para montar un motor tricilíndrico con una cilindrada ajustada al máximo permitido según la normativa del WSBK para un motor bicilíndrico; 900cc. La primera temporada sería en 2003, y poco antes de comenzar la misma, se amplió el límite de cilindrada para los motores de cuatro y tres cilindros hasta los 999cc. Desde el minuto uno, la Foggy Petronas FP1 quedó condenada al fracaso con sus 899cc y 130cv.

Tras este fracaso, Carl Fogarty decidió cambiar de preparador de motores, que hasta el momento era Suter, por un especialista británico. Tras varias temporadas de arduos esfuerzos, en 2006 la Foggy Petronas FP1 solo había logrado tres podios (con pilotos de la talla como Troy Corser, Chris Walker o Garry McCoy). El fracaso del comienzo no remontó y Petronas decidió finalizar el proyecto, con un gasto superior a 35 millones de euros en la Foggy Petronas FP1.

Al margen de la competición, Petronas debía fabricar un mínimo de 150 unidades para poder homologar la moto en el campeonato WSBK. Esas 150 motos serían ensambladas por la empresa británica MSX International. Dichas motos tendrían un coste aproximado de 30.000 euros, aunque se prometió una fabricación en cadena de más de 10.000 unidades a precio más asequible, de las que finalmente nadie supo nada años más tarde. De las 150 unidades mínimas para la homologación, 129 fueron adquiridas por la empresa malasia Momoto allá en 2012 para revivir el proyecto bajo el nombre Momoto MM1. Proyecto que también quedó estancado debido a los impagos de impuestos de aduanas al gobierno malasio, y este requisara todas las motos. A fecha de hoy siguen existiendo 21 unidades de la Foggy Petronas FP1 fuera de las jurisdicciones malasias. Por lo que parece, Lanzante Limited dispone de un desconocido número de ellas en su posesión aunque parecen ser esas 21 unidades restantes. Dichas motos serán puestas a la venta buscando el valor que no obtuvieron como moto de carreras pero sí como rareza del mundo motociclístico, pudiendo aumentar considerablemente su valor inicial de 30.000 euros.