Francia vuelve a soñar

El pasado 9 de octubre de 2015, Francia volvía a ver a un compatriota coronarse en el Mundial de velocidad. Johann Zarco conquistaba el sexto título en la historia de su país, siguiendo los pasos de Jean-Louis Tournadre, Christian Sarron, Olivier Jacque –estos tres en 250cc-, Arnaud Vincent y Mike Di Meglio –ambos en 125cc-. Además, se erigía en el primer campeón de la Red Bull Rookies Cup (e incluso participante de la misma) en lograr un título mundial.

Con su título, Johann Zarco ha abierto de par en par la esperanza por ver a un francés coronado en la categoría reina, donde la bandera gala apenas ha subido a lo más alto del podio en tres ocasiones: Pierre Monneret en Reims 1954, Christian Sarron en Hockenheim 1985 y Regis Laconi en Cheste 1999.

¿Qué problema hay con el motociclismo francés? En general, ninguno.

Romain Febvre - Motorbike MagazineApuntando al motocross, Francia suma 19 títulos mundiales –incluido el de MXGP logrado este mismo año por Romain Febvre ante su compatriota Gautier Paulin-. Más de lo mismo en el enduro, donde nueve de los últimos doce títulos son franceses.

Si vamos a la prueba offroad por excelencia, el Dakar; no encontramos más que mitos del país vecino como Stephane Peterhansel o Cyril Despres; sin olvidar otros nombres como Hubert Auriol, Pierre Lartigue, Jean-Pierre Fontenay o Jean-Louis Schlesser.

Volviendo a los circuitos, nos encontramos con la auténtica tiranía francesa del Mundial de resistencia; con el trío galo de Suzuki recuperando en este 2015 un título que conquistan un año detrás de otro. El año pasado lo perdieron, cinco años después, frente al Yamaha GMT 94 del español David Checa. ¿Adivinan la nacionalidad de sus dos compañeros? Efectivamente: franceses.

Así pues, se puede comprobar que el motociclismo francés goza de una salud envidiable. En la gran mayoría de disciplinas, los pilotos galos acumulan éxitos de una forma que la inmensa mayoría de países ni siquiera podrían soñar.

El problema es que, lamentablemente, el motociclismo se equipara con demasiada frecuencia a la velocidad, y más en concreto a MotoGP. Ni siquiera el título de Superbike conquistado hace un año por Sylvain Guintoli (segundo francés tras Raymond Roche en 1990) es capaz de mitigar esa sensación de que faltan pilotos franceses del más alto nivel.

Por ello, cuando algún piloto galo comienza a destacar se tiende a verter sobre sus hombros todo el peso del motociclismo de velocidad francés; como ya le pasara en su día a Arnaud Vincent, o mucho más recientemente, al considerado niño prodigio de las dos ruedas.

Fabio Quartararo Moto3 Austin 2015 - Motorbike MagazineHace menos de dos años, Fabio Quartararo se convertía en campeón de España de Moto3; y al mismo tiempo en la gran esperanza de la velocidad francesa, percepción acrecentada con la revalidación del ya internacionalizado título la pasada temporada.

Al comienzo de este 2015, todas las miradas estaban puestas en Quartararo como el piloto que debía devolver a Francia a la victoria de forma periódica; ya que desde 2009 apenas habían llegado cuatro, y por parte de cuatro pilotos distintos (Jules Cluzel, Johann Zarco, Louis Rossi y Alexis Masbou).

Sin embargo, en este 2015 Francia acumular ya ocho triunfos –el mejor año de toda su historia, superando las siete de 1982- y el joven Fabio no ha tenido nada que ver. El mencionado Masbou abrió la lata al ganar la primera carrera del año en Qatar; pero las otras siete han llevado la misma firma.

Johann Zarco Ajo Motorsport Moto2 Argentina 2015 - Motorbike Magazine

Un piloto total

Argentina, Catalunya, Assen, República Checa, Gran Bretaña, San Marino y Japón. Siete victorias a las que sumar cinco segundos puestos y un tercero para un total de 13 podios en 16 carreras son los impresionantes números que han convertido a Johann Zarco en el indiscutible amo y señor de Moto2 en la presente temporada, batiendo de forma contundente a los españoles Álex Rins y Tito Rabat.

Sin hacer, ni mucho menos, tantísimo ruido como Quartararo; Zarco también estuvo considerado como la gran perla de la velocidad gala. Su apabullante victoria –tres victorias y seis podios en siete carreras- en la temporada inaugural de la Red Bull Rookies Cup (2007) hacía presagiar un gran futuro para Zarco, que aterrizó en el Mundial dos temporadas después.

En sus dos primeros años no logró resultados reseñables más allá de un buen puñado de ‘top ten’; pero en el tercero destapó el tarro del talento al subirse a la Derbi de Aki Ajo. En la segunda carrera ya se subió al podio, que pisaría hasta en ocho ocasiones en las 13 primeras carreras. En seis de ellas ocupó el segundo escalón, pero nunca el primero.

Johann Zarco Moto2 2012 - Motorbike MagazineParecía gafado y empezaba a ser noticia por su poca cabeza durante las carreras –resulta inolvidable el ridículo en la recta final de Misano-; hasta que en Japón llegó la victoria. Aun así, sucumbió ante Nico Terol y subió a Moto2 como el último subcampeón de la historia de las 125cc.

Se acopló rápidamente a la nueva categoría y empezó firmando resultados prometedores –cuarto en su tercera carrera-, pero su primer podio no llegó hasta Mugello 2013. Allí fue tercero, posición que repetiría ese mismo año en Valencia; y hasta en cuatro ocasiones el pasado año. Seguía evidenciando una gran capacidad de pilotaje, y la seguía combinando con una inconsistencia preocupante.

Para este 2015, volvió a aliarse con Ajo con el claro objetivo de reencontrarse con su mejor versión. El patrón finlandés había sido el artífice de la mejor temporada del galo, y decidió volver a confiar en su innato talento para liderar la primera incursión de su estructura en la categoría intermedia.

Johann Zarco Ajo Motorsport Moto2 Misano 2015 - Motorbike MagazinePor su parte, Zarco conseguía acceder a una Kalex después de un año sobre la Motobi y dos sobre la Suter. La unión Zarco-Ajo no pudo salir mejor. Brilló en los test de pretemporada; y en Qatar ya debió haber ganado, pero un problema mecánico cuando lideraba en solitario le relegó hasta la octava posición.

Lo que ha sucedido desde aquel día hasta hoy no es sino la constatación de que, en un lapso de menos de cuatro años, la maduración de Johann Zarco ha sido escandalosa. Tras más de tres años sin ganar, un contratiempo como el de Losail podía haber hecho mella fácilmente en su moral, llevándole a cometer errores de bulto en las carreras siguientes.

Johann Zarco backflip - Motorbike MagazineFue exactamente al revés. Desde entonces, no se bajó del podio hasta Aragón, donde los nervios de poder ser campeón le jugaron una mala pasada. Entre ambas carreras, doce presencias consecutivas en el cajón.

La racha se inició con el segundo puesto en Austin, que daría paso a su primera victoria en la categoría, lograda en el flamante trazado Argentino de Termas de Río Hondo. Allí llegó su primer salto mortal en la celebración, pero el segundo se haría esperar tras ser segundo en Jerez, tercero en Le Mans y segundo en Mugello.

La victoria en Catalunya inició una serie de siete carreras en las que logró 165 puntos de 175 posibles –triunfo en Assen, segundo en Sachsenring e Indianápolis y victorias en Brno, Silverstone y Misano. A falta de cinco carreras, el título estaba sentenciado.

Johann Zarco Ajo Motorsport Moto2 Japón 2015 - Motorbike MagazineQue en este 2015 Zarco fuese el piloto más rápido de la categoría (y lo ha sido) era algo que las quinielas podían contemplar. Que además fuese el más regular (¡y vaya si lo ha sido!) era una apuesta que hubiera sonado, como poco, hilarante.

A sus 25 años, Johann Zarco es un piloto total. Tan centrado como para desoír los cantos de sirena procedentes de MotoGP y optar por defender su título, es el presente del motociclismo de velocidad francés.

No está solo. Randy De Puniet y Sylvain Guintoli dan sus últimos coletazos; Jules Cluzel se prepara para afrontar un nuevo asalto al título mundial de Supersport; Loris Baz se abre hueco como puede en MotoGP peleando por el título Open; Louis Rossi y Alexis Masbou se buscan las castañas como buenamente pueden; y Fabio Quartararo esboza los primeros trazos de un futuro ilusionante.

Y, entre todos ellos, un referente sólido. Como en su día lo fueron Sarron o Jacque, por ejemplo. A día de hoy, el sueño francés de la velocidad tiene un protagonista claro: Johann Zarco.