Si el coche no fue capaz de reconocer un camión atravesado en la carretera, ¿qué hubiera pasado si fuese una moto?

El incidente se produjo el pasado siete de mayo en la ciudad de Williston en Florida pero recientemente se han conocido algunos preocupantes detalles que el propio fabricante del vehículo, un Tesla Model S, ha dado a conocer en un comunicado oficial.


El accidente se produjo cuando, Joshua Brown –un conductor experimentado y participante muy activo de la comunidad Tesla así como de los foros de vehículos eléctricos–, viaja por una carretera de doble sentido. Joshua Brown circulaba en conducción autónoma cuando un camión de grandes dimensiones cruzó la carretera de forma perpendicular a la trayectoria de Joshua.

Debido al color blanco del remolque y a la claridad del cielo, ni el coche ni su conductor se percataron de la situación y el accidente se produjo sin que se llegase a accionar el freno del Tesla Model S.

La mala fortuna quiso que, debido a la elevada distancia al suelo del remolque, el coche cruzase por debajo recibiendo el impacto en el parabrisas y el techo, por lo que los sistemas de seguridad como el Airbag, no se activaron a tiempo ni pudieron evitar la muerte de Joshua Brown, algo que podría haberse evitado si no hubiese sido una colisión de estas características.

Si no detectó un camión, ¿qué habría sucedido si fuera una moto?


Esta noticia reactiva la polémica respecto a los coches autónomos que, aunque parecen evolucionar muy rápido y aunque están obteniendo unos niveles de seguridad elevados, aún se desconoce las consecuencias que podrían llegar a tener si se extiende el uso de estos sistemas.

 

Conducción Autónoma

Timpe lapse. 12 h de conducción autónoma

Cabe recordar que los coches comercializados por la firma Tesla, ya cuentan con la posibilidad de conducir de forma autónoma, aunque el sistema ha de estar siempre vigilado por una persona que, por indicación del fabricante, «nunca debe soltar las manos del volante y siempre ha de estar preparado para cualquier incidencia».

Aún así, esta recomendación no siempre se lleva a cabo y son  numerosos los vídeos en los que los usuarios de estos vehículos muestran cómo se puede conducir sin apenas tocar el volante.

Aunque el nivel de desarrollo de estos coches es muy avanzado, ya se cuentan por decenas los accidentes provocados por errores del sistema, incidentes que están sucediendo principalmente en EE.UU., donde cada día hay más coches con este sistema.

No hay constancia de accidentes entre coches autónomos y motocicletas, pero si el sistema del Tesla Model S no fue capaz de detectar un camión en medio de la carretera, es evidente que una moto también podría llegar a ser invisible para un coche autónomo, y las consecuencias más graves no hace falta que digamos quién las pagará…

Dilema moral. ¿Salvar al mayor número de personas o no?


Hay un dilema moral asociado a los coches autónomos que está adquiriendo dimensiones internacionales.

Las normativas que se están desarrollando han llegado a un punto crítico: la obligación de salvar al mayor número de personas en situaciones en los que haya vidas en riesgo.
Este punto es especialmente complicado, pues el sistema tendrá que tomar decisiones con consecuencias trágicas.

Pongamos, por ejemplo, una situación similar a la del accidente de Joshua Brown, pero en lugar de un camión, pongamos que se cruza una moto con dos personas y que en el coche viajan tres. Sea de quien sea la responsabilidad del incidente, el sistema tendrá que decidir si la situación “más correcta” es la de impactar contra la moto para evitar daños a sus ocupantes…

La llegada de los coches autónomos tiene importantes complejidades pero, visto desde la perspectiva de los que usamos las motos, la implementación de este tipo de vehículos simplemente nos da mucho miedo…

Te recomendamos…